Amazwana

 

Libertad de expresión. Libre pensamiento. La libertad de religión.

      |

By New Christian Bible Study Staff (machine translated into Español)

Sunrise over a field of grain.

Libertad de expresión. Libertad de pensamiento. Libertad de religión. Son importantes. Están en las noticias. ¿Cómo se relacionan con el cristianismo? Empecemos a pensar en ello.

¿Qué dice la Biblia sobre ellos?

Tomemos como ejemplo a Juan el Bautista. Fue el orador libre esencial, la "voz de uno que clama en el desierto", preparando el camino para Dios. Habló libremente, declarando una religión nueva y viva. Pero entonces Herodes intervino, lo capturó, lo encarceló y lo mató. Juan (tengo algo de lo que debo hablar libremente) es el bueno; Herodes (no me gusta tu discurso) es el malo.

En Daniel 6:7-23, Está la famosa historia de Daniel y el foso de los leones. Daniel fue arrojado a los leones porque estaba hablando libremente - orando a Jehová, no al rey Darío - contra un edicto del gobierno. Daniel es el bueno. Darío, hasta que se arrepienta, es el malo.

Tal vez el ejemplo bíblico más poderoso se encuentra en el ministerio de Jesús, que requería libertad de expresión -- la libertad de formar, enseñar y crear una nueva religión. Su libertad de expresión revolucionó el pensamiento de sus oyentes. ¿Y qué hicieron los poderosos líderes religiosos de la época? Lo acusaron de blasfemo. Trataron de atraparlo. Para que se retractara. Que se callara. Él sabía que no podía hacer eso; su misión era llevar nuevas verdades a un mundo sediento.

Hay una gran escena de "libertad de expresión" durante la entrada de Jesús en Jerusalén el Domingo de Ramos, en Lucas 19:37-40:

"Y cuando ya estaba cerca de la bajada del Monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, regocijándose, comenzó a alabar a Dios con gran voz por todas las obras de poder que habían visto, diciendo: '¡Bendito sea el Rey que viene en nombre del Señor! Paz en el cielo y gloria en las alturas". Algunos fariseos de entre la multitud le dijeron: "Maestro, reprende a tus discípulos". Y Él, respondiendo, les dijo: 'Os digo que si éstos callaran, las piedras gritarían.'

Estos son ejemplos bastante claros. La Biblia valora la libertad de expresión.

La libertad de expresión y la libertad de pensamiento están estrechamente relacionadas. La comunicación profunda es una gran parte de lo que nos hace humanos. Los humanos desarrollaron la capacidad de tener una cooperación a gran escala a través de historias compartidas. Si no podemos hablar libremente, perdemos la capacidad de comunicar pensamientos reales, y perdemos la capacidad de compartir nuevas ideas, y nuestro potencial se reduce.

Aquí hay tres extractos de las obras de Swedenborg que se relacionan con esto:

"...cuando la libertad de expresión y la libertad de prensa se ven coartadas, la libertad de pensamiento, es decir, de examinar los asuntos de una manera completa y cabal, también sufre.... Nuestro entendimiento superior, entonces, se adapta a la cantidad de libertad que hay para decir y hacer lo que estamos considerando" (La Verdadera Religión Cristiana 814).

"Nadie se reforma tampoco en un estado de ceguera intelectual. Estos individuos tampoco conocen las verdades y no conocen la vida, porque es nuestro discernimiento el que debe instruirnos en estos asuntos y nuestra volición la que debe actuar. Cuando nuestra volición hace lo que nuestro discernimiento le indica, entonces tenemos una vida acorde con las verdades; pero cuando nuestro discernimiento es ciego, nuestra volición también está bloqueada." (La Divina Providencia 144)

"Nadie se reforma en estados donde la libertad y la racionalidad están ausentes" (La Divina Providencia 38)

Estaba hablando de esto con un amigo, y me recordó que hay zonas grises, donde existe cierta libertad y discernimiento, pero son limitados. Creo que tiene razón; la mayoría de las veces vivimos en esas zonas grises. Probablemente hay casos raros en los que la libertad y la racionalidad son nulas, tal vez cuando alguien está en coma. Y dudo que alguien tenga el 100% de libertad o discernimiento. En cierto modo, esto hace que la libertad de expresión y de pensamiento sea aún más importante. La vida no es cristalina, ni libre, y las cosas que pueden ayudarnos en la búsqueda de la comprensión y la libertad son realmente preciosas.

El ejemplo de Helen Keller lo demuestra. Ella llamó al día en que Anne Sullivan llegó a su casa "el cumpleaños de mi alma". En su autobiografía, La historia de mi vida (1903), Keller describió el momento en que se dio cuenta de que el movimiento de los dedos de Anne, al deletrear w-a-t-e-r en su mano, simbolizaba el agua que estaba vertiendo sobre su mano:

"Me quedé quieta, con toda mi atención puesta en el movimiento de sus dedos. De repente sentí una conciencia nebulosa como de algo olvidado, un estremecimiento de pensamiento que regresaba; y de alguna manera se me reveló el misterio del lenguaje .... La palabra viva despertó mi alma, le dio luz, esperanza, la liberó".

Helen Keller también dijo: "Uno nunca puede consentir en arrastrarse cuando siente el impulso de elevarse".

La libertad de expresión y el libre pensamiento se necesitan mutuamente. Y... ¿qué pasa con la religión?

La religión es un conjunto de pensamientos fundamentales. Si no eres libre para hablar, tu pensamiento se ve obstaculizado. Si no eres libre de pensar, ¿cómo puedes esperar llegar a las ideas centrales sobre por qué existimos y qué vamos a hacer, cómo vamos a vivir? La religión está en el centro de todo esto. Incluso si rechazas la religión por completo, sigues viviendo según algún tipo de sistema de creencias, aunque sea materialista o nihilista.

Si te dicen lo que tienes que creer, no suele funcionar muy bien. Hay una tendencia natural a rebelarse. Necesitamos esa libertad para descubrir las cosas por nosotros mismos.

Albert Einstein dijo algo que habla de esto:

"Es, de hecho, nada menos que un milagro que los métodos modernos de instrucción no hayan estrangulado aún por completo la santa curiosidad de la investigación; porque esta delicada plantita, aparte de la estimulación, necesita principalmente la libertad. Sin ella, se arruina sin remedio" - Paul Schilpp, "Albert Einstein: Filósofo-científico (1949) 'Notas autobiográficas'"

Y... aquí hay otro extracto de la obra de Swedenborg, El cielo y el infierno:

En una palabra, todo lo que no entra en nosotros en libertad no se queda con nosotros, porque no pertenece a nuestro amor o intenciones; y todo lo que no pertenece a nuestro amor o intenciones no pertenece a nuestro espíritu. La realidad actual de nuestro espíritu es el amor o la volición - usando la frase "amor o volición" porque todo lo que amamos, lo pretendemos. Por eso no podemos ser reformados sino en un estado de libertad. (Sobre el Cielo y el Infierno 598)

M. Scott Peck refuerza esta idea:

No existe una buena religión heredada. Para ser vital, para ser lo mejor de lo que somos capaces, nuestra religión debe ser totalmente personal, forjada enteramente a través del fuego de nuestro cuestionamiento y duda en el crisol de nuestra propia experiencia de la realidad. - M. Scott Peck - The Road Less Travelled

Por último, volvamos a ver lo que dice la Biblia al respecto, en estos dos relatos:

Saulo de Tarso estaba persiguiendo a los cristianos - tratando de destruir su libertad de religión. Tuvo una experiencia de conversión milagrosa que lo llevó a ser rebautizado como Pablo, el gran maestro y evangelista cristiano. (Ver Hechos 9)

Sadrac, Mesac y Abednego fueron perseguidos - arrojados a un horno de fuego - por adorar a su manera, negando los edictos de Nabucodonosor. Fueron salvados por un ángel, que evitó que fueran quemados. (Ver Daniel 3)

Para terminar...

Está bastante claro que la libertad de expresión, la libertad de pensamiento y la libertad de religión forman parte del mismo tejido. Son parte del ser humano. Están bien apoyados en la Biblia. Se han entretejido en los mejores gobiernos de nuestro tiempo.

Tenemos que cuidarlos bien. Son necesarios para que podamos aprender la verdad, y rechazar la falsedad -- y para "Dejar de hacer el mal, aprender a hacer el bien". (Isaías 1:16)

IBhayibheli

 

Daniel 3

Funda

        

1 El rey Nabucodonosor hizo una estatua de oro, la altura de la cual era de sesenta codos, su anchura de seis codos; la levantó en el campo de Dura, en la provincia de Babilonia.

2 Y envió el rey Nabucodonosor a juntar los grandes, los asistentes y capitanes, jueces, tesoreros, los del concejo, presidentes, y a todos los gobernadores de las provincias, para que viniesen a la dedicación de la estatua que el rey Nabucodonosor había levantado.

3 Fueron, pues, reunidos los grandes, los asistentes y capitanes, los oidores, receptores, los del concejo, los presidentes, y todos los gobernadores de las provincias, a la dedicación de la estatua que el rey Nabucodonosor había levantado; y estaban en pie delante de la estatua que había levantado el rey Nabucodonosor.

4 Y el pregonero pregonaba en alta voz: Mándase a vosotros, oh pueblos, naciones, y lenguas,

5 al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña, y de todo instrumento musical, os postraréis y adoraréis la estatua de oro que el rey Nabucodonosor ha levantado:

6 y cualquiera que no se postrare y la adorare, en la misma hora será echado dentro de un horno de fuego ardiendo.

7 Por lo cual, al oír todos los pueblos el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña, y de todo instrumento músico, todos los pueblos, naciones, y lenguas, se postraron, y adoraron la estatua de oro que el rey Nabucodonosor había levantado.

8 Por esto en el mismo tiempo algunos varones caldeos se llegaron, y denunciaron de los judíos.

9 Hablando y diciendo al rey Nabucodonosor: rey, para siempre vive.

10 Tú, oh rey, pusiste ley que todo hombre al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña, y de todo instrumento musical, se postrase y adorase la estatua de oro:

11 y el que no se postrase y la adorase, fuese echado dentro del horno de fuego ardiendo.

12 Hay unos varones judíos, los cuales pusiste sobre los negocios de la provincia de Babilonia; Sadrac, Mesac, y Abed-nego; estos varones, oh rey, no han hecho cuenta de ti; no adoran tus dioses, no adoran la estatua de oro que tú levantaste.

13 Entonces Nabucodonosor dijo con ira y con enojo que trajesen a Sadrac, Mesac, y Abed-nego. Luego fueron traídos estos varones delante del rey.

14 Habló Nabucodonosor, y les dijo: ¿Es verdad Sadrac, Mesac, y Abed-nego, que vosotros no honráis a mi dios, ni adoráis la estatua de oro que yo levanté?

15 Ahora, pues, ¿estáis prestos para que oyendo el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña, y de todo instrumento de música, os postréis, y adoréis la estatua que yo hice? Porque si no la adorareis, en la misma hora seréis echados en medio del horno de fuego ardiendo; ¿y qué dios será aquel que os libre de mis manos?

16 Sadrac, Mesac, y Abed-nego respondieron y dijeron al rey Nabucodonosor: no cuidamos de responderte sobre este negocio.

17 He aquí, nuestro Dios a quien honramos, puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará.

18 Y si no, sepas, oh rey, que a tu dios no adoraremos, y la estatua que tú levantaste, no honraremos.

19 Entonces Nabucodonosor fue lleno de ira, y se demudó la figura de su rostro sobre Sadrac, Mesac, y Abed-nego; habló, y mandó que el horno se encendiese siete veces más de lo que cada vez solía.

20 Y mandó a hombres muy vigorosos que tenía en su ejército, que atasen a Sadrac, Mesac, y Abed-nego, para echarlos en el horno de fuego ardiendo.

21 Entonces estos varones fueron atados con sus mantos, y sus calzas, y sus turbantes, y sus vestidos, y fueron echados dentro del horno de fuego ardiendo.

22 Porque la palabra del rey daba prisa, y había procurado que se encendiese mucho, la llama del fuego mató a aquellos hombres que habían alzado a Sadrac, Mesac, y Abed-nego.

23 Y estos tres varones, Sadrac, Mesac, y Abed-nego, cayeron atados dentro del horno de fuego ardiendo.

24 Entonces Nabucodonosor se espantó, y se levantó aprisa, y habló, y dijo a los de su consejo: ¿No echamos tres varones atados dentro del fuego? Ellos respondieron y dijeron al rey: Es verdad, oh rey.

25 Respondió él y dijo: He aquí que yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego, y ningún daño hay en ellos; y el parecer del cuarto es semejante al hijo de Dios.

26 Entonces Nabucodonosor se acercó a la puerta del horno de fuego ardiendo, y habló y dijo: Sadrac, Mesac, y Abed-nego, siervos del alto Dios, salid y venid. Entonces Sadrac, Mesac, y Abed-nego, salieron de en medio del fuego.

27 Y se juntaron los grandes, los gobernadores, y los capitanes, y los del consejo del rey, para mirar a estos varones, cómo el fuego no se enseñoreó de sus cuerpos, ni el cabello de sus cabezas fue quemado, ni sus ropas se mudaron, ni olor de fuego pasó por ello.

28 Nabucodonosor habló y dijo: Bendito el Dios de ellos, de Sadrac, Mesac, y Abed-nego, que envió su ángel, y libró a sus siervos que esperaron en él, y el mandamiento del rey mudaron, y entregaron sus cuerpos antes que sirviesen ni adorasen otro dios que su Dios.

29 Por mí, pues, se pone decreto, que todo pueblo, nación, o lengua, que dijere blasfemia contra el Dios de Sadrac, Mesac, y Abed-nego, sea descuartizado, y su casa sea puesta por muladar; por cuanto no hay otro dios que pueda librar como éste.

30 Entonces el rey ennobleció a Sadrac, Mesac, y Abed-nego en la provincia de Babilonia.