Exposición Breve de la Doctrina de la Nueva Iglesia #0

Study this Passage

     
/ 120  
  

EXPOSICIÓN BREVE DE LA DOCTRINA DE LA NUEVA IGLESIA.
Que se entiende por la Nueva Jerusalén en el Apocalipsis.

Por Emanuel Swedenborg.

Traducción de Dr. L. E. Calleja. Revisada y cotejada con la versión inglesa en 2019 por el Rev. Johnny Villanueva y latina por el Dr. Andrés Omar Ayala.

Apocalipsis 21:2, 5: “Vi también que la ciudad santa, la nueva Jerusalén, descendía del cielo, de Dios, ataviada como una novia que se adorna para su esposo. El que estaba sentado en el trono dijo:

«Mira, yo hago nuevas todas las cosas.»

Y me dijo: «Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas.»”

CONTENIDOS Secciones

Introducción - 1

Doctrinas de la Iglesia Católica Romana respecto a la justificación, según el Concilio de Trento. - 2-8

Doctrinas de los Protestantes, respecto a la justificación, según la Fórmula de Concordia. - 9-15

Relación de las Doctrinas de la Nueva Iglesia. - 16

Diferencias entre las Doctrinas de la Iglesia actual y la Nueva Iglesia, consideradas bajo 25 artículos.

I. Las iglesias, que por la Reforma, se separaron de la Iglesia Católica Romana difieren en varios aspectos; pero todas convienen en los artículos con respecto a la Trinidad de Personas en la Divinidad, en el pecado original por Adán, en la imputación del mérito de Cristo, y en la justificación solo por la fe. - 17-18

II. Los Católicos Romanos, antes de la Reforma, enseñaban exactamente las mismas cosas que los Reformados antes de la Reforma, con respecto a los cuatro artículos anteriormente mencionados, a saber, una Trinidad de Personas en la Divinidad; el pecado original; la imputación del mérito de Cristo, y la justificación por la fe en Él; únicamente con esta diferencia, que ellos unían la fe con la caridad o las buenas obras. - 19-20

III. Los principales reformadores: Lutero, Melancthon y Calvino, conservaron todos los dogmas con respecto a la Trinidad de Personas de la Divinidad; al pecado original; a la imputación del mérito de Cristo, y a la justificación por la fe, de la misma manera que estaban y habían estado con los Católicos Romanos; pero separaron la caridad o las buenas obras de la fe; y declararon que no eran al mismo tiempo salvadoras. Con el objetivo de separarse de los Católicos Romanos establecieron esenciales para la Iglesia la fe y la caridad. - 21-23

IV. Sin embargo, los principales reformadores unieron las buenas obras y también se unieron a la fe; pero en este sentido vieron al hombre como objeto pasivo; mientras que los Católicos Romanos las unieron al hombre visto como sujeto activo. A pesar de esto, actualmente existe una conformidad entre ambos en cuanto a la fe, las obras y los méritos. - 24-29

V. Toda la Teología del mundo cristiano en nuestros días se funda sobre la idea de tres dioses. provenientes de la Doctrina de la Trinidad de Personas. - 30-38

VI. El dogma de esta teología aparece erróneo según la idea de la Trinidad de Personas; y por ello de tres Dioses. Esta idea ha sido rechazada. En cambio la de un Dios, en quien existe la Divina Trinidad, es recibida. - 39-40

VII. La verdadera fe salvadora, que es la fe en un solo Dios, unida con las buenas obras, es reconocida y recibida. - 41-42

VIII. Ésta es la fe en Dios el Salvador Jesucristo, que en forma sencilla se explica de la siguiente manera: I- Que hay un Dios, en quien existe la Divina Trinidad, y éste es el Señor Jesucristo. II- La fe salvadora es creer en Él. III- Debemos huir del mal, porque es del diablo y viene del diablo. IV- Debemos hacer el bien, porque es de Dios y viene de Dios. V- Y debe ser realizado por el hombre, como por sí mismo; pero debemos creer que es de Dios, en Él y por medio de Él. - 43-44

IX. La fe de nuestros días ha separado la religión de la Iglesia, porque la religión consiste en el reconocimiento de un Dios, y en el culto a Él por la fe de la caridad. - 45-46

X. La fe de la Iglesia en nuestros días no puede estar en conjunción con la caridad y producir frutos, que son las buenas obras. - 47-50

XI. Por la fe de la Iglesia en nuestros días resulta un culto de boca y no de vida, mientras que el culto de la boca es aceptado por el Señor, según el culto de la vida. - 51-52

XII. La doctrina de la Iglesia en nuestros días se encuentra amarrada por muchas paradojas, que deben ser abrazadas como la fe; y por lo mismo sus dogmas son admitidos solamente en la memoria y no en el entendimiento arriba de la memoria, mas únicamente en confirmaciones debajo de la memoria. - 53-57

XIII- Los dogmas de la iglesia en nuestros días no pueden aprenderse y retenerse sin gran dificultad, ni pueden ser predicados o enseñados sin tener que usar gran cuidado y precaución para conciliar su desnudez, porque la verdadera razón no los percibe ni los recibe. - 58-59

XIV. La doctrina de la fe de la iglesia en nuestros días atribuye a Dios propiedades humanas; como la de ver al hombre con ira; que necesita ser reconciliado; que Dios se reconcilia por medio del amor que siente hacia el Hijo, y por su intercesión; y que Él, para impartir su misericordia, requiere ser apaciguado a través de los sufrimientos del Hijo. Que Dios imputa la justicia de su Hijo al hombre injusto que suplica solo por medio de la fe. De este modo Dios convierte en amigo a aquel que era un enemigo, y un hijo de ira en un hijo de gracia. - 60-63

XV. La fe de la iglesia en nuestros días ha producido monstruosos nacimientos, tales como la salvación instantánea por la misericordia inmediata; la predestinación; que Dios no atiende a las acciones de los hombres, sino a la fe solamente; que no hay conexión entre la caridad y la fe; que el hombre en la conversión es como una piedra. De manera semejante ocurre con respecto a los sacramentos del Bautismo y la Santa Cena, a las ventajas que razonablemente se espera de ellos cuando se consideran según la doctrina de la justificación solo por la fe; como también respecto a la Persona de Cristo; y que las herejías de los primeros tiempos hasta el presente provienen del origen de aquella doctrina que se funda en la idea de tres Dioses. - 64-69

XVI. El último estado de la iglesia en nuestros días, que está en su fin, se caracteriza por la consumación del tiempo, y por la venida del Señor. (Mateo 24:3). - 70-73

XVII. La infestación por los errores, y de aquí la consumación de toda verdad, o la desolación que en nuestros días prevalece en las iglesias cristianas, se significa por la gran aflicción, del mismo modo que no la hubo al principio del mundo, ni la habrá (Mateo 24:21). - 74-76

XVIII. No habrá ni amor ni fe, ni conocimiento del bien y de la verdad, en el último tiempo de la Iglesia Cristiana, cuando llegue a su fin, se significa por las palabras en el mismo capítulo de Mateo 24, “Después de la aflicción de aquellos días, el sol se obscurecerá, y la luna no dará luz, y las estrellas caerán del cielo y los poderes de los cielos serán conmovidos.” (ver. 29). - 77-81

XIX. Los que están en la presente fe justificadora, se consideran los machos cabríos en Daniel y en Mateo. - 82-86

XX. Los que se han confirmado en la presente fe justificadora, se significan también en el Apocalipsis por el dragón, sus dos bestias, y por las langostas. Aquella misma fe cuando se confirma se entiende por la gran ciudad, que espiritualmente se llama Sodoma y Egipto en donde las dos testigos fueron ases. nadas, y también por la boca del abismo por donde las langostas salieron. - 87-90

XXI. Si la Nueva Iglesia no se hubiera establecido por el Señor, ninguno podría salvarse; y esto se significa por aquellas palabras, “Y si aquellos días no fuesen acortados, ninguna carne sería salva” (Mateo 24:22). - 91-94

XXII. La apertura y el rechazo de los dogmas de la fe de la iglesia en nuestros días y la revelación y recepción de los dogmas de la Nueva Iglesia, se significan por estas palabras en el Apocalipsis: “El que se sentaba sobre el trono, dijo: He aquí yo hago todas las cosas nuevas; y dijo: Escribe, Porque estas palabras son fieles y verdaderas.” (Cap. 21:5). - 95-98

XXIII. La Nueva Iglesia que debe establecerse por el Señor, es la Nueva Jerusalén que trata el (Apocalipsis 21 y 22), que se llama la Novia y la Esposa del Cordero. - 99-101

XXIV. La fe de la Nueva Iglesia de ninguna manera puede estar unida a la fe de la Iglesia actual, y si estuvieran juntas tendría lugar una colisión y conflicto tal que ninguna iglesia sería posible entre los hombres, porque parecería. - 102-104

XXV. Los Católicos Romanos de nuestros días no conocen nada de la imputación del mérito de Cristo, ni de la justificación de la fe en Él, en la que su Iglesia se inició al principio, porque está enteramente encubierta bajo su culto externo, que es numeroso. Por esta razón si cede en una parte por lo externo de su culto e inmediatamente se acerca a Dios, el Salvador Jesucristo y recibe la Santa Eucaristía en las dos especies, pueden venir a la Nueva Jerusalén, esto es, a la Nueva Iglesia del Señor, de manera más fácil que los Reformados. - 105-108

Sobre la Imputación. - 109-113

Dos Memorables del Apocalipsis Revelado. - 114-115

Apéndice.

La fe del Nuevo Cielo y la Nueva Iglesia en su Forma Universal. - 116

La fe del Nuevo Cielo y la Nueva Iglesia en su Forma Particular. - 117

Tres Memorables del Apocalipsis Revelado. - 118-120

/ 120  
  
   Study this Passage
Table of Contents
EXPOSICIÓN BREVE DE LA DOCTRINA DE LA NUEVA IGLESIA QUE SE ENTIENDE POR LA NUEVA JERUSALÉN EN EL APOCALIPSIS 1 Doctrinas de la Iglesia Católica Romana con respecto a la Justificación, según el Concilio de Trento. 2-8 El libro de donde son tomados los siguientes extractos, se titula Fórmula de Concordia, y fue compuesto por los hombres que se unieron a la Confesión de Augsburgo; y como se citará en la paginas de donde se extrajeron los extractos, es propio observar que he hecho uso de la edición impresa en 9-15 ESQUEMA DE LAS DOCTRINAS DE LA NUEVA IGLESIA. 16 Las iglesias que por la Reforma se separaron de la Iglesia Católica Romana, difieren en varias cosas; pero todas ellas concuerdan en los artículos referidos a una Trinidad de Personas en la Divinidad; en el Pecado Original por Adán; en la Imputación del Mérito de Cristo; y en la 17-18 Los Católicos Romanos antes de la Reforma enseñaban de manera exacta las mismas cosas que los Reformados enseñaron después de ella respecto a los cuatro artículos mencionados, a saber, una Trinidad de Personas en la Divinidad, el Pecado Original, la Imputación del Mérito de Cristo y la 19-20 III. Los principales Reformadores, Lutero, Melancthon y Calvino, retuvieron todos los dogmas con respecto a la Trinidad de Personas en la Divinidad, el Pecado Original, la Imputación de mérito de Cristo y la Justificación por la Fe, de manera exacta a como lo plantearon los Católicos 21-23 IV. Sin embargo, los principales Reformadores juntaron las buenas obras a su Fe, pero en el hombre como asunto pasivo; mientras que los Católicos Romanos las juntaron en el hombre como sujeto activo , y a pesar de lo anterior existe actualmente una unión de criterio entre ambos respecto a la 24-29 La Teología universal del mundo cristiano en nuestros días se funda sobre la idea de Tres Dioses. oriunda de la doctrina de la Trinidad de Personas. 30-38 VI. Los dogmas de aquella Teología se notan ser erróneos después que se rechaza la idea de la Trinidad de Personas y de aquí la idea de tres Dioses. Más ha sido rechazada la idea de Un Dios en quien hay una Divina Trinidad. 39-40 VII. La verdadera fe salvadora, que es la fe en un Dios, unida a las buenas obras, es reconocida y recibida. 41-42 VIII. Y esta fe es en Dios el Salvador Jesucristo, es como se indicar a continuación: 43-44 La fe de hoy ha separado la religión de la iglesia; que consiste en el reconocimiento de Un Dios, y en el culto de Él por la fe de la Caridad. 45-46 X. La fe de la Iglesia actual no puede estar unida con la caridad y no producir ningún fruto que constituyan buenas obras. 47-50 De la fe en la presente iglesia resulta un culto de boca y no de vida, mientras que el culto de boca es aceptado por el Señor según el culto de la vida. 51-52 XII. La doctrina de la iglesia actual está mezclada con muchas paradojas que deben abrazarse mediante la fe; por lo mismo sus dogmas se advierten solo en la memoria y no en otra parte de la comprensión fuera de esta sino por confirmación a ella. 53-57 XIII. Los dogmas de la presente iglesia no pueden, sino con gran dificultad, ser aprendidos y retenidos y que no escapen, y sea predicado o enseñado sino con mucho cuidado y cautela para que la desnudez de ellos aparezca, por esta causa, porque la verdadera razón no las percibe o recibe. 58-59 XVI. La doctrina de la fe de la presente iglesia atribuye a Dios propiedades humanas, como la que Dios mira al hombre con ira; que desea que lo reconcilien; que Él se reconcilia por medio del amor que tiene para con Su Hijo, y por Su intercesión; y que Él desea ser apaciguado al ver los 60-63 XV. Que de la fe de la presente Iglesia han nacido y aún pueden nacer fetos monstruosos; como la Salvación Momentánea de la Inmediata Misericordia; la Predestinación. Nula atención de Dios de los actos del hombre sino por sola fe; que no existe un vínculo entre la caridad y la fe; que el 64-69 XVI. El estado último de la Iglesia actual, es cuando está en su fin, significa mediante la consumación del siglo, y entonces el Advenimiento del Señor, según Mateo 24:3. 70-73 XVII. La infección de las cosas falsas y de ahí la consumación de todas la verdades, o desolación, hoy en la Iglesia Cristiana, por medio de la gran tribulación, la cual no fue desde el inicio del Mundo ni será, según se entiende en Mateo 24:21. 74-76 XVIII. Que no habrá Amor, ni Fe, ni Conocimiento bueno y verdadero, en la Iglesia Cristiana en el último tiempo, cuando se acerque su fin, se entiende por medio de estas en el mismo Capítulo 24 según Mateo; después de la aflicción de estos, el Sol se oscurecerá, y la Luna no dará su 77-81 XIX. Aquellos que están en la presente Fe Justificante, se entienden por los “machos cabríos” en Daniel y en Mateo. 82-86 XX. Los que se han confirmado en la presente fe justificadora se entienden en el Apocalipsis por “el Dragón, y sus dos Bestias” y por “las langostas”. Esta misma fe, cuando es confirmada, se entiende por “la gran ciudad que es espiritualmente llamada Sodoma y Egipto, en donde los dos 87-90 Si la Nueva Iglesia no es instaurada por el Señor, nadie puede salvarse; lo anterior se significa por estas palabras: “Si aquellos días no se acortaran ninguna carne se salvaría”. (Mateo 24:22) 91-94 XXII. La exposición y rechazo de los Dogmas de la fe de la presente Iglesia y la revelación y recepción de los Dogmas de la fe de la Nueva Iglesia, se entienden por estas palabras en el Apocalipsis: “El que estaba sentado sobre el trono, dijo: He aquí, yo hago todas las cosas nuevas; y me 95-98 La Nueva Iglesia que está siendo establecida por el Señor, es la Nueva Jerusalén, acerca de la cual se trata en Apocalipsis (21 y 22) que allí es llamada “la Novia y la Esposa del Cordero”. 99-101 La fe de la Nueva Iglesia no puede de ningún modo estar unida con la fe de la primera iglesia, y si se juntan, tendrá lugar una colisión y un conflicto de tal magnitud que todas las cosas de la iglesia en el hombre, perecerán. 102-104 Los Católicos Romanos en nuestros días no saben nada de la imputación del mérito de Cristo y de la justificación por la fe en Él, en la que su iglesia ha sido iniciada en los primeros tiempos, porque se encuentra totalmente oculto bajo su culto externo que es numeroso. 105-108 La imputación de la justicia o mérito de Cristo en nuestros días como un alma entra en la Teología universal en el Mundo cristiano Reformado; La Fe, que es el único medio de salvación, por la imputación se afirma en justicia ante de Dios, véase anteriormente [(n. 109-113 A lo anterior agregaré dos Experiencias Memorables tomadas del Apocalipsis Revelado. La primera es esta: Repentinamente me vino una enfermedad letal. Toda la cabeza se me había irritado; un humo pestilente había salido de la gran ciudad, que espiritualmente se llama Sodoma y Egipto, 114-115 APÉNDICE. 116 La Fe del Nuevo Cielo y de la Nueva Iglesia en su forma particular es esta: Jehová Dios es el Amor Mismo y la Sabiduría Misma, o que Él es el bien Mismo y la Verdad Misma. 117 Siguen tres Memorables que fueron extraídos del Apocalipsis Revelado. 118-120

Translate: