Apocalipsis Revelado #0

By Emanuel Swedenborg

Study this Passage

      |
/ 962  
  

Apocalipsis Revelado. En el que se desvelan los arcanos predichos en el Apocalipsis y que han permanecido ocultos hasta la actualidad.

Por un siervo del Señor, Emanuel Swedenborg

Título original en latín: Apocalypse Revelata, in qua deteguntur Arcana quæ ibi Prædicta sunt, et hactenus recondita latuerunt. Amstelodami, 1766.

Traducción automática al español de Apocalipse Revelado de J. Lopes Figueiredo

Contenido del primer volumen:

- Prefacio del traductor

- Prólogo del autor

- Resumen de las doctrinas de los católicos-romanos

- Resumen de las doctrinas de los reformados

- Capítulos 1-11 del Apocalipsis con resúmenes del significado espiritual de los capítulos y versículos, seguidos de una explicación detallada de los arcanos contenidos en cada versículo, así como, tras la explicación de cada capítulo, exposiciones sobre las cosas vistas y oídas (Memorables).

Prefacio del traductor

Escrito en latín, Apocalypsis Revelata se publicó por primera vez en 1766 en Ámsterdam, Holanda, mientras el escritor, Emanuel Swedenborg (1688-1772), aún vivía. En su prefacio, el escritor advierte que, al revelar el sentido íntimo del Apocalipsis, "no tomó nada de sí mismo ni de ningún ángel, sino sólo del Señor"; así, el libro fue escrito porque "le agradó al Señor abrir la vista de su espíritu e instruirlo".

De la lectura de la obra se desprende que estaba destinada a los adeptos de las religiones cristianas que se profesaban entonces (el catolicismo y la reforma) y que aún se siguen en la actualidad, pues Swedenborg la inició con resúmenes de las doctrinas de estas dos ramas del cristianismo. Sin embargo, fundamentalmente, el libro es del mayor interés para los seguidores de la doctrina de la Nueva Iglesia (Nueva Jerusalén), revelada a través del propio Swedenborg. Para ellos, la obra proporciona una clara comprensión de los arcanos contenidos en el Apocalipsis.

La traducción se basa en la edición latina de 1881 (American Swedenborg Printing and Publishing Society, Nueva York). El trabajo se vio muy facilitado por la existencia de otras traducciones, consultadas a menudo por el traductor: la traducción francesa de 1850, de J. F. E. Le Bois de Guays (Saint-Aman, París); la traducción inglesa de 1970, de Frank F. Coulson (Swedenborg Society. Londres); y la traducción portuguesa de principios de este siglo, de Levindo Castro de La Fayette, que no fue publicada.

Es importante aclarar que hemos intentado que la presente traducción sea lo más clara posible, sin perjuicio, obviamente, de la fidelidad al texto original.

Considerando que la traducción de una obra de esta naturaleza es de la mayor importancia y responsabilidad, el traductor solicitó la colaboración del reverendo Andrew J. Heilman en la ejecución de la tarea. Sin embargo, esta valiosa contribución sólo pudo entregarse hasta el capítulo 7, ya que el tiempo del reverendo Heilman en Río de Janeiro se había agotado. Le agradecemos sus ánimos y su muy útil colaboración.

* * *

Prólogo del escritor

Muchos se han esforzado por explicar el Apocalipsis, pero como hasta ahora se ha ignorado el sentido espiritual de la Palabra, no han podido ver los arcanos que en él se ocultan, porque sólo el sentido espiritual los revela. Por eso los explicadores han conjeturado muchas cosas, aplicando la mayor parte de su contenido a los estados de los imperios, y mezclando también cosas relativas a los asuntos eclesiásticos. Pero el Apocalipsis, como toda la Palabra, no trata, en su sentido espiritual, de las cosas mundanas, sino de las celestiales; por eso no trata de imperios o reinos, sino del cielo y de la Iglesia. Hay que saber que después del Juicio Final, concluido en el mundo espiritual en el año 1757, del que se trató especialmente en un folleto publicado en Londres en 1758, se formó un nuevo cielo de cristianos, pero sólo de aquellos que podían admitir que el Señor es el Dios del cielo y de la tierra según sus palabras en Mateo 28:18, y que, al mismo tiempo, en el mundo, han hecho penitencia por sus malas acciones. De este nuevo cielo desciende y seguirá descendiendo a la tierra la Nueva Iglesia, que es la Nueva Jerusalén. Que esta Iglesia sólo reconocerá al Señor se manifiesta en estas palabras del Apocalipsis:

"Vino a mí uno de los siete ángeles, y me habló diciendo: Ven, te mostraré la novia, la esposa del Cordero; y me mostró la gran ciudad, la santa Jerusalén, que descendió del cielo, de Dios" (Apocalipsis 21:9, 10);

y en otros lugares:

"Alegrémonos y regocijémonos, porque el tiempo de las bodas del Cordero ha llegado, y su Novia está preparada. Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero" (Apocalipsis 19:7, 9).

Que habrá un nuevo cielo y de él descenderá la Nueva Iglesia a la tierra es evidente en este pasaje:

"Vi un cielo nuevo y una tierra nueva, y vi la ciudad santa, Jerusalén, que bajaba del cielo, de Dios, vestida como una novia adornada para su esposo, Y el que está sentado en el trono dijo: He aquí que hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: 'Escribe, porque estas palabras son verdaderas y fieles'" (Apocalipsis 21:1, 2, 5).

'Un nuevo cielo' es el nuevo cielo de los cristianos; 'la Nueva Jerusalén' es la Nueva Iglesia en la tierra, que hará un nuevo cielo; 'Cordero' es el Señor en cuanto a la Humanidad Divina.

A esto se añadirá algo a título ilustrativo: el cielo cristiano está por debajo de los cielos antiguos; en él, desde que el Señor estuvo en el mundo, fueron admitidos los que adoraban a un solo Dios bajo tres Personas, y al mismo tiempo no tenían idea de tres Dioses; y esto porque se había recibido en todo el mundo cristiano una trinidad de Personas; pero los que de lo humano del Señor no tenían otra idea que la de lo humano de otro hombre no podían recibir la fe de la Nueva Jerusalén, que es que el Señor es el único Dios en el que está la Trinidad; fueron separados y enviados a los rincones más lejanos. Se me permitió ver las separaciones y destierros después del Juicio Final. En efecto, sobre la justa idea de Dios se funda todo el cielo y toda la iglesia en la tierra y, en general, toda la religión, porque por esta idea hay conjunción y, por la conjunción, luz, sabiduría y felicidad eterna.

Todo el mundo puede ver que la Revelación no puede ser explicada sino por el Señor solamente; en efecto, cada palabra de ella contiene arcanos que nunca pueden ser conocidos sin una ilustración especial, y por lo tanto sin una revelación; por lo que le agradó al Señor abrir la vista de mi espíritu e instruirme. Por lo tanto, no creas que he tomado nada de mí mismo o de algún ángel, sino sólo del Señor. El Señor también le dijo a Juan a través del ángel

No selles las palabras de la profecía de este libro (Apocalipsis 22:10);

por lo que se entiende que deben manifestarse.

* * *

Las doctrinas de la Iglesia y la religión de los católicos romanos en resumen

Como en el Apocalipsis, capítulos 17, 18, 19, se trata también de Babilonia, que es la religiosidad católica romana, sus doctrinas deben ser mostradas inicialmente, en el siguiente orden: sobre el Bautismo, sobre la Eucaristía o Santa Cena, sobre la Misa, sobre la Penitencia, sobre la Justificación, sobre el Purgatorio, sobre los Siete Sacramentos, sobre los Santos y sobre el Poder.

1. Sobre el bautismo enseñan: Que Adán, después de la ofensa de su prevaricación, fue enteramente cambiado para peor, en cuanto al cuerpo y en cuanto al alma. Que este pecado se transfirió a toda la raza humana. Que este pecado original sólo se quita por el mérito de Cristo, y que el mérito de Cristo se aplica por el sacramento del Bautismo, y que así toda la culpa del pecado original se quita por el Bautismo. Que, sin embargo, en los bautizados la lujuria permanece como una inducción al pecado, pero no el pecado. Que así se revistan de Cristo, se conviertan en nuevas criaturas y obtengan la remisión total y completa de los pecados. El bautismo se llama el baño de la regeneración y la fe. Que a los bautizados, cuando crezcan, se les pregunte por las promesas hechas por sus padrinos, que es el Sacramento de la Confirmación. Que a causa de las caídas después del Bautismo, es necesario el Sacramento de la Penitencia.

2. Sobre la Eucaristía o Santa Cena enseñan: Que inmediatamente después de la consagración el verdadero Cuerpo y la verdadera Sangre de Jesucristo están contenidos real y sustancialmente bajo las especies de pan y vino, junto con su Alma y su Divinidad, el Cuerpo bajo las especies de pan y la Sangre bajo las especies de vino, por la fuerza de las palabras; sino el Cuerpo mismo bajo la especie del pan y la Sangre bajo la especie del vino, y el Alma bajo ambas especies, por la fuerza de una conexión y concomitancia natural, por la cual las partes del Señor Cristo están unidas entre sí, y también la Divinidad, en razón de su admirable unión hipostática como Cuerpo y Alma; Así, ambos están contenidos bajo una especie y bajo las dos; en una palabra, el Cristo pleno e íntegro existe bajo la especie del pan y bajo la forma de cada parte de esa especie, y plenamente también bajo la especie del vino y bajo la forma de cada parte de esa especie; es por esta razón que las dos partes están separadas y que el pan se da a los laicos y el vino es para los sacerdotes. Esa agua debe mezclarse con el vino en el cáliz. Que los laicos deben recibir la comunión de los clérigos, pero los clérigos deben darse la comunión a sí mismos. Que después de la consagración, el verdadero Cuerpo y la verdadera Sangre de Cristo están en las hostias, en las partículas consagradas, y por eso la hostia debe ser adorada, cuando se muestra y se eleva. Que esta admirable y singular conversión de toda la sustancia del pan en Cuerpo y de toda la sustancia del vino en Sangre se llama Transubstanciación. Que la comunión bajo ambas especies puede ser concedida, bajo ciertas condiciones, por el Papa. Que es llamado el pan supersustancial, y el pan de los ángeles, que es comido por ellos sin ningún velo; también es llamado alimento espiritual, y el antídoto por el cual uno es liberado de los pecados.

3. Sobre las misas que enseñan: Que se dice el sacrificio de la misa, porque el sacrificio por el que Cristo se ofreció a Dios Padre está representado en ella bajo las especies de pan y vino; por tanto, es un sacrificio verdaderamente propiciatorio, puro, y no hay nada en él que no sea santo. Que si el pueblo no recibe la comunión sacramentalmente, sino el ministro solo, entonces el pueblo recibe la comunión espiritualmente, porque los ministros no ofrecen este sacrificio para ellos solos, sino para todos los fieles que pertenecen al cuerpo de Cristo. Que las misas no se celebren en lenguaje vulgar, porque contienen la gran instrucción del pueblo fiel, pero los ministros pueden explicar algo el día domingo. Que se han establecido ciertas palabras místicas que se pronunciarán en voz baja, y otras que se pronunciarán en voz más alta; y que para dar majestuosidad a tan gran sacrificio ofrecido a Dios, habrá luces, incienso, ornamentos y otras cosas por el estilo. Que se ofrezca por los pecados de los vivos, por sus penas, por sus satisfacciones y por sus necesidades; y también por los muertos. Que las misas en honor de los santos sean de acción de gracias por su intercesión, cuando se implora.

4. Sobre la penitencia enseñan: Que además del Bautismo, existe el sacramento de la Penitencia, por el que se aplica el beneficio de la muerte y el mérito de Cristo a los que han errado después del Bautismo, por lo que se llama una especie de Bautismo trabajado. Que las partes de la Penitencia son la Contrición, la Confesión y la Satisfacción.Que la Contrición es un don de Dios y un impulso del Espíritu Santo, que todavía no habita en la persona, sino que sólo la mueve; por tanto, es una disposición. Que la confesión debe hacerse de todos los pecados mortales, incluso los más secretos, así como de las intenciones. Que los pecados que se omiten no se perdonan, pero los que no se producen tras un examen diligente se incluyen en la confesión. Que se haga una vez al año como mínimo. Que los pecados deben ser absueltos por los Ministros de las Llaves y son perdonados cuando dicen: "Yo absuelvo". Esa absolución es como el acto de un juez cuando se pronuncia una sentencia. Que los pecados más graves deben ser absueltos por los Obispos, y los más graves aún por el Papa. Que la satisfacción se hace con las penas satisfactorias que debe imponer el Sacerdote, a su criterio, según la medida de la ofensa. Que con la pena eterna se rechaza también la pena temporal. Que el poder de las Indulgencias fue dejado por Cristo, y que su uso es muy saludable.

5. Sobre la justificación enseñan: Que la transferencia de estado, en la que el hombre nace hijo de Adán, al estado de gracia, a través del segundo Adán Salvador, no se realiza sin el baño de regeneración y fe, o bautismo. Que el segundo principio de la justificación proviene de la gracia originaria, que es la vocación con la que el hombre coopera convirtiéndose. Que la disposición es por la Fe, cuando el hombre cree que las cosas que han sido reveladas son verdaderas, una Fe a la que es conducido libremente; luego por la Esperanza, cuando cree que Dios es propicio a la causa de Cristo; y por la Caridad, por la que comienza a amar al prójimo y a odiar el pecado. Esa Justificación, que sigue, no es sólo la remisión de los pecados, sino también la santificación y renovación del hombre interior. Entonces uno no se reputa justo, sino que es justo, recibiendo la justicia; y al aceptar el mérito de la pasión de Cristo, la justificación se inserta por la Fe, la Esperanza y la Caridad. Que la Fe es el principio de la salvación humana, el fundamento y la raíz de la Justificación; y es esto ser justificado por la Fe; y como todo lo que precede a la justificación, sea la fe o las obras, no merece la gracia de la justificación, es esto ser justificado gratuitamente, porque hay gracia que procede; y sin embargo el hombre es justificado por las obras y no por la sola fe. Que los justos caen en pecados leves o veniales, y sin embargo son justos; y los justos deben, por tanto, mediante oraciones, ofrendas, limosnas y ayunos, trabajar continuamente para no caer, porque renacen en la esperanza de la gloria y no en la gloria. Que los justos, si pierden la gracia de la Justificación, pueden volver a ser justificados por el Sacramento de la Penitencia; porque en todo pecado mortal se pierde la gracia, pero no la fe; sin embargo, por la infidelidad, que es la renuncia a la religión, se pierde también la fe. Que la fe de un hombre justificado son los méritos, y que aquellos que han sido justificados por las cosas que hacen por la gracia de Dios y el mérito de Cristo merecen la vida eterna. Ese libre albedrío, después del pecado de Adán, no se perdió ni se extinguió, y el hombre coopera dando su asentimiento a Dios que lo llama; de lo contrario sería un cuerpo inanimado. Que la predestinación se establece diciendo que nadie sabe, salvo por una revelación especial, si está en el número de los predestinados y entre los que Dios ha elegido para sí.

6. Sobre el purgatorio enseñan: Que toda falta sometida a una pena temporal no se borra con la justificación; por eso todos van al purgatorio para ser purificados, antes de que se abra la entrada al cielo. Que las almas allí detenidas son aliviadas por la ayuda de los fieles y especialmente por el sacrificio de la misa, y esto debe ser cuidadosamente enseñado y predicado. Los tormentos sufridos allí se describen de forma variada, pero son invenciones y puras ficciones.

7. Sobre los siete sacramentos que enseñan: Que hay siete sacramentos: Bautismo, Confirmación, Eucaristía, Penitencia, Extremaunción, Órdenes Sagradas y Matrimonio. Que no hay ni más ni menos que estos. Que uno puede ser más digno que otro. Que contienen la gracia, y que la gracia se confiere según la obra realizada por ellos. Que los sacramentos, en la Ley Antigua, estaban en el mismo número.

(Arriba hemos tratado el Bautismo, la Confirmación, la Eucaristía y la Penitencia).

Sobre el sacramento de la Extremaunción: Que se basa en la Epístola de Santiago (Santiago 5:14, 15). Que se da a los enfermos al final de la vida, de ahí que se llame Sacramento de los difuntos. Para que a los que se recuperen se les aplique de nuevo. Que se administre con aceite bendecido por el Obispo, con estas palabras: "Dios sea indulgente contigo por todos los pecados que has cometido por depravación de los ojos, de las fosas nasales o del tacto".

Sobre el Sacramento del Orden: Que hay en el ministerio del sacerdocio siete órdenes que difieren en dignidad, y juntos tienen por nombre Jerarquía Eclesiástica, que es como un ejército en orden de batalla. Que las inauguraciones en el ministerio son efectuadas por unciones y por la impartición del Espíritu Santo en aquellos que son inaugurados. Que para la ordenación de Obispos o Prelados no se requiere el poder secular, ni el consentimiento del Magistrado, ni su llamado o autoridad. Que los que ascienden al ministerio sólo por la llamada del poder secular no son ministros, sino ladrones y salteadores, que no entran por la puerta.

Sobre el sacramento del matrimonio: Que la dispensa de grados (de consanguinidad) y los divorcios pertenecen a la Iglesia. Que los clérigos no pueden contraer matrimonio. Que tengan el don de la castidad, y si uno de ellos dice que no puede tenerlo, cuando de hecho hace el voto, esto es anatema, porque Dios no niega este don a los que lo piden sinceramente, y no tolera que nadie sea tentado más allá de sus fuerzas. Que el estado de virginidad y celibato es preferible al estado conyugal; además de otras muchas cosas sobre el matrimonio.

8. Sobre los santos que enseñan: Que los santos, que reinan conjuntamente con Cristo, ofrecen a Dios sus oraciones por los hombres. Que hay que adorar a Cristo e invocar a los santos. Que la invocación de los santos no es idolatría y no es contraria al honor de un único Mediador entre Dios y los hombres; se llama Latria. Que las imágenes de Cristo, de María, la madre de Dios, y de los santos, han de ser veneradas y honradas; se ha de creer, no que haya en ellas ninguna divinidad o virtud, sino que el honor que se les tributa se atribuye a los prototipos que representan; y por las imágenes que se besan, y ante las que se postran y descubren la cabeza, se adora a Cristo, y se venera a los santos. Que los milagros de Dios son realizados por los santos.

9. Sobre el poder que enseñan: Que el Papa romano es el sucesor del apóstol Pedro y el vicario de Jesucristo, la cabeza de la Iglesia y el obispo universal. Que está por encima de los consejos. Que tiene las llaves para abrir y cerrar el cielo, por lo tanto el poder de perdonar y retener los pecados; a él, por lo tanto, como guardián de las llaves de la vida eterna, pertenecen los derechos del imperio terrenal y, al mismo tiempo, los derechos del imperio celestial. Que los obispos y prelados también, por medio de él, tienen un poder igual, porque este poder también fue dado a los otros Apóstoles, y es por esta razón que son llamados ministros de las llaves. Que corresponde a la Iglesia juzgar el verdadero sentido e interpretación de la Sagrada Escritura, y los que van en contra de ella han de ser castigados con las penas est,3 establecidas según la ley. Que no conviene que los laicos lean la Sagrada Escritura, porque sólo la Iglesia conoce el sentido. En consecuencia, los ministros de la Iglesia se jactan de conocerla. Estas doctrinas están tomadas de concilios y bulas, especialmente del Concilio de Trento y de la bula papal que lo confirmó, en la que se condena al anatema a todos los que piensan, creen y actúan en contra de las cosas que se han decretado, que son generalmente las mencionadas.

* * * * *

Las doctrinas de la Iglesia y la religión de los reformados en resumen

Puesto que en el Apocalipsis, en su sentido espiritual, se habla mucho de los reformados, conviene también, desde el principio de las explicaciones, poner en evidencia sus doctrinas y colocarlas en este orden: sobre Dios, sobre Cristo el Señor, sobre la Justificación por la fe y sobre las buenas obras, sobre la Ley y el Evangelio, sobre la Penitencia y la Confesión, sobre el Pecado Original, sobre el Bautismo, sobre la Santa Cena, sobre el Libre Albedrío y sobre la Iglesia.

1. Sobre Dios: Se cree en Dios conforme a la fe simbólica contenida en el Credo Atanasiano, que, por ser conocido por todos, no se expone aquí. También destaca la creencia en Dios Padre como creador y preservador, en Dios Hijo como salvador y redentor y en el Espíritu Santo como ilustrador y santificador.

2. Sobre Cristo el Señor: Sobre la Persona de Cristo no se enseña lo mismo por todos los Reformados. Esto es lo que enseñan los luteranos: Que la Virgen María no sólo concibió y engendró a un verdadero hombre, sino también al verdadero Hijo de Dios; por eso se la llama con razón Madre de Dios, y lo es realmente. Que en Cristo hay dos naturalezas, la divina y la humana, la divina desde toda la eternidad y la humana en el tiempo. Que estas dos naturalezas se han unido personalmente, de modo que no son de ninguna manera dos Cristos, uno el Hijo de Dios y el otro el Hijo del hombre, sino que son uno, el mismo Hijo de Dios e Hijo del hombre; no es que estas dos naturalezas se hayan mezclado en una sola sustancia, ni que una se haya transformado en la otra, sino que una y otra conservan sus propiedades esenciales; incluso se describe cuáles son estas propiedades. Que su unión es hipostática, y esta unión es una comunión, que la del alma y el cuerpo. Que así se dice con razón que en Cristo Dios es Hombre y el Hombre es Dios.

Que sufrió por nosotros no sólo como Hombre, sino también como Hombre cuya naturaleza humana tiene con el Hijo de Dios una unión tan estrecha y una comunión inefable que se ha hecho uno con Él. Que el Hijo de Dios sufrió verdaderamente por nosotros, aunque según las propiedades humanas. Que el Hijo del Hombre, por el que se entiende el Cristo en cuanto a la naturaleza humana, fue realmente exaltado a la diestra de Dios, cuando fue tomado como Dios, lo que se efectuó cuando, en el seno de su madre, fue concebido por el Espíritu Santo. Que Cristo siempre tuvo esta majestad por razón de la unión personal, pero en el estado de exinanición no ejerció esta majestad sino en la medida en que le pareció conveniente. Sin embargo, después de la resurrección, dejó plena y absolutamente la forma de siervo y tomó la naturaleza o esencia humana en plena posesión de la Majestad Divina, y es así como entró en la gloria. En una palabra: el Cristo es verdadero Dios y Hombre en una persona indivisible y lo es por la eternidad. Dios verdadero, omnipotente y eterno; incluso presente como al Humano a la derecha de Dios, gobierna todas las cosas en el cielo y en la tierra y también llena todas las cosas, está con nosotros, mora y obra en nosotros. Que no hay diferencia de adoración, porque por la naturaleza que se ve, se adora a la Divinidad que no se ve. Que la Esencia Divina comunica y proporciona sus propias excelencias a la naturaleza humana, y perfecciona sus operaciones divinas por el cuerpo como por su órgano; así toda la plenitud de la Divinidad habita corporalmente en Cristo, según Pablo. Que la Encarnación se hizo para reconciliarnos con el Padre, y para que el Cristo se convirtiera en víctima por los pecados de todo el mundo, tanto originales como actuales. Que se encarnó de la sustancia del Espíritu Santo, pero la naturaleza humana que, como Verbo, tomó y unió a sí mismo, fue producida por la Virgen María. Que Él santifica a los que creen en Él, enviando a sus corazones el Espíritu Santo, que los dirige, consuela y vivifica, y los refrena contra el diablo y la violencia del pecado. Que Cristo descendió a los infiernos y destruyó los infiernos por todos los creyentes, pero no quiere que indaguemos con curiosidad cómo se hicieron estas cosas; el conocimiento de este asunto está reservado para otro siglo, cuando no sólo este misterio sino también muchos otros serán revelados.

(Estas doctrinas están tomadas de Lutero, la Confesión de Augsburgo, el Concilio de Nicea y los Artículos de Smasklden. Véase la Fórmula de la Concordia).

Una parte de los reformados de los que se habla también en la Fórmula de la Concordia cree: Que Cristo, según la naturaleza humana, recibió, por la sola exaltación, dones creados y una potencia finita; que así. Es el hombre como otro hombre, conservando las propiedades de la carne. Que, por lo tanto, en cuanto a la naturaleza humana, no es ni Omnipresente ni Omnisciente. Que, aunque ausente, gobierna como un Rey sobre las cosas alejadas de Él. Que como Dios desde toda la eternidad está con el Padre, y que como Hombre, nacido en el tiempo, está con los ángeles en el cielo. Que la locución "en Cristo, Dios es Hombre y el Hombre es Dios" es una locución figurada; además de otras muchas cosas del mismo tipo. Esta diferencia de opinión está regulada por el Símbolo de Atanasio, recibido por todos en el mundo cristiano, y en el que se dice: "La verdadera fe es que creemos y confesamos que nuestro Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, es Dios y Hombre, Dios por la sustancia del Padre, nacido antes del mundo, y Hombre por la sustancia de la madre, nacido en el mundo, perfecto Dios y perfecto Hombre. Aunque sea Dios y Hombre, no son dos, sino un solo Cristo; uno, no por la conversión de la Esencia Divina en un cuerpo, sino por la asunción de su Humanidad en Dios; uno absolutamente, no por la confusión de las sustancias, sino por la unidad de la Persona, pues como el alma racional y el cuerpo son un solo hombre, así Dios y el Hombre son un solo Cristo."

3. Sobre la justificación por la fe y las buenas obras: La fe justificadora y salvadora de los clérigos es la siguiente, en resumen: Dios Padre se apartó de la humanidad a causa de sus iniquidades, y así, por justicia, la condenó a la muerte eterna; por eso envió a su Hijo al mundo, para expiar y redimir, para satisfacer y reconciliar; y el Hijo lo hizo tomando sobre sí la condena de la ley, dejándose crucificar, y cumpliendo así, y por obediencia, toda la justicia de Dios, hasta el punto de convertirse Él mismo en justicia; y Dios Padre imputa y aplica esta justicia como mérito del Hijo a los que creen, y les envía el Espíritu Santo, que obra la caridad, las buenas obras, la penitencia, que, como un buen árbol, produce buenos frutos, y justifica, renueva, regenera y santifica; y esta fe es el único medio de salvación, y sólo por ella se perdonan los pecados del hombre. Distinguen entre el acto y el estado de justificación. Por acto de justificación entienden el comienzo de la justificación, que tiene lugar en un momento, cuando el hombre por esa sola fe asume confiadamente el mérito de Cristo. Por estado de justificación entienden el progreso de esa fe, que se realiza por la operación interior del Espíritu Santo, operación que sólo se manifiesta por ciertas señales, respecto a las cuales enseñan varias cosas. Tratan también de las buenas obras manifiestas, que son hechas por el hombre y su voluntad, y que siguen a esta fe, pero excluyen de la justificación estas buenas obras porque en ellas hay mérito propio del hombre y, por tanto, del hombre. El resumen anterior es la fe de hoy, pero las confirmaciones de esa fe y las tradiciones que se refieren a ella son numerosas y se multiplican. A continuación se mencionan algunos de ellos. Los hombres no pueden ser justificados ante Dios por sus propias fuerzas, méritos u obras, sino que lo son gratuitamente a causa de Cristo, por la fe, según la cual creen que son recibidos en gracia y que los pecados son perdonados a causa de Cristo, quien por su muerte satisfizo por nosotros, y Dios Padre lo imputa a los creyentes por justicia ante Él. Esta fe no es sólo un conocimiento histórico, que el Cristo sufrió y murió por nosotros, sino que es también un asentimiento del corazón, una confianza y seguridad de que los pecados son perdonados gratuitamente a causa del Cristo, y así uno es justificado. Así que concurren tres cosas: la promesa gratuita, el mérito de Cristo como premio y la propiciación. La fe es la justicia por la que somos, ante Dios, considerados justos por la promesa; y ser justificado es ser absuelto de los pecados, e incluso se puede decir, en cierto sentido, que es ser vivificado y regenerado. La fe se nos reputa en justicia, no porque sea una obra tan buena, sino porque asume el mérito de Cristo. El mérito de Cristo es su obediencia, su pasión, su muerte y su resurrección. Tiene que haber algo por lo que se pueda llegar a Dios, y ese algo no es otro que la fe por la que se recibe. En el acto de la justificación la fe entra por la Palabra y por el oído y no es el acto del hombre sino la operación del Espíritu Santo y entonces el hombre no coopera más que una estatua de sal, un tronco o una piedra, sin hacer nada por sí mismo ni saber nada al respecto. Pero después del acto coopera, sin tener, sin embargo, ninguna voluntad propia en las cosas espirituales. Pero no es lo mismo en las cosas naturales, civiles y morales. Sin embargo, uno puede entonces progresar en las cosas espirituales hasta el punto de desear el bien y encontrar deleite en él, pero esto viene, no de la propia voluntad, sino del Espíritu Santo, y por lo tanto cooperan no por sus propias fuerzas, sino por nuevas fuerzas y nuevos dones que el Espíritu Santo ha iniciado en la conversión. En la verdadera conversión, el cambio, la renovación y el movimiento se efectúan en el entendimiento y el corazón del hombre. La caridad, las buenas obras y la penitencia no entran en el acto de la justificación, sino que son necesarias en el estado de justificación, principalmente por el mandamiento de Dios; y por ellas el individuo merece las recompensas corporales de esta vida, pero no la remisión de los pecados y la gloria de la vida eterna, porque sólo la fe, sin las obras de la ley, justifica y salva. La fe por el acto justifica al hombre, pero la fe por el estado lo renueva. En la renovación, a causa del mandamiento de Dios, es necesario que se realicen las obras honestas que prescribe el Decálogo, porque Dios quiere que las concupiscencias de la carne sean reprimidas por la disciplina civil; por eso ha dado una doctrina, leyes, magistrados y castigos. Se deduce, por tanto, que es falso que por las obras merezcamos la remisión de los pecados y la salvación, y que las obras hagan algo para mantener la fe, y también es falso que el hombre se repute justo por la justicia de su razón, y que la razón pueda, por su propia fuerza, amar a Dios sobre todas las cosas y practicar su ley. En una palabra, la fe y la salvación se conservan y retienen en los hombres no por las buenas obras, sino por el Espíritu de Dios y la fe sola. Sin embargo, las buenas obras son un testimonio de que el Espíritu Santo está presente y habita en ellos. La expresión "que las buenas obras son perjudiciales para la salvación" es condenada como perniciosa, porque debe entenderse que son buenas las obras interiores del Espíritu Santo, y no las obras exteriores que proceden de la propia voluntad del hombre, que no son buenas, sino malas, porque se consideran meritorias. Además, enseñan que Cristo, en el juicio final, dictará sentencia sobre las obras buenas y malas como efectos propios del hombre y no propios de la fe del hombre. Hoy esta fe reina en todo el mundo cristiano de los reformados entre el clero, pero no entre los laicos, salvo en un número muy reducido. Porque por la fe los laicos no entienden otra cosa que creer en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y que el que lleva una vida pura y cree se salva, y respecto al Señor que es el Salvador. En efecto, ignoran los misterios de la justificación de sus predicadores, misterios que, aunque se predican, entran a los oyentes laicos por un oído y salen por el otro. Además, los propios maestros se consideran eruditos por su conocimiento de estos misterios, y en las escuelas y universidades se esfuerzan por comprenderlos. Por eso se ha dicho más arriba que esta fe es la fe del clero. Sin embargo, los maestros siguen enseñando de diversas maneras esta misma fe en los reinos donde están los reformados. En Alemania, Suecia y Dinamarca, enseñan que el Espíritu Santo obra por esta fe; que justifica y santifica a los hombres, y luego los renueva y regenera sucesivamente, pero sin las obras de la ley; y que los que están en esta fe por la seguridad y la confianza están en gracia con Dios Padre; y que luego los males que hacen aparecen, es cierto, pero son continuamente perdonados. En Inglaterra, enseñan que esta fe obra la caridad sin que el hombre lo sepa, y que esto también es el bien de la caridad, cuando el hombre siente interiormente al Espíritu Santo obrando en él, y que si no lo siente, y sin embargo hace el bien para la salvación, esto puede llamarse el bien, pero proviene mientras tanto del hombre, de ser en él un mérito. También enseñan que esta fe puede operar en la última hora de la muerte, aunque no se sabe cómo. En Holanda, enseñan que Dios Padre. por el Hijo, justifica y purifica al hombre por el Espíritu Santo a través de esta fe, pero sólo hasta la voluntad del hombre, de la que la fe se aparta sin tocarla (algunos dicen que la toca ligeramente). Así, los males de la voluntad del hombre no aparecen ante Dios. Pocos laicos conocen estos misterios, y los eclesiásticos no quieren publicarlos tal cual, porque saben que no gustan a los laicos.

4. Sobre la Ley y el Evangelio: La Ley fue dada por Dios para que se conociera lo que es el pecado, y así poder expulsarlo mediante la amenaza y el temor: y luego mediante la promesa y el anuncio de la gracia. Por lo tanto, la función principal de la Ley es que el pecado original y todos sus frutos sean revelados, y que se conozca de qué manera tan horrible la naturaleza del hombre ha caído y se ha vuelto completamente depravada. Por eso asusta, humilla y postra al hombre por completo, hasta que se desespera de sí mismo y desea ansiosamente ayuda. Este efecto de la Ley se llama contrición, que no es activa ni facticia, sino pasiva y un tormento de conciencia. Pero el Evangelio es toda la doctrina de Cristo y de la fe, y por lo tanto de la remisión de los pecados, y en consecuencia un mensaje alegre, que no reprocha ni aterroriza, sino que consuela. Por medio de la ley se revela la ira de Dios sobre toda impiedad, y el hombre es condenado: por eso hace que el hombre dirija sus ojos a Cristo y al Evangelio. La predicación debe hacerse sobre la Ley y el Evangelio, porque están unidos. El Evangelio enseña que Cristo tomó sobre sí toda la maldición de la Ley y expió todos los pecados, y que nosotros obtenemos su remisión por la fe. El Espíritu Santo es dado y recibido, y el corazón del hombre es renovado, no por la predicación de la Ley, sino por el Evangelio; y el Espíritu se sirve después del ministerio de la Ley para enseñar y mostrar en el Decálogo cuál es la buena y agradable voluntad de Dios. Así el Espíritu mortifica y vivifica. Hay que distinguir entre las obras de la Ley y las obras del Espíritu. Así, los fieles no están bajo la Ley, sino bajo la gracia, por esa misma razón. La justicia de la Ley no justifica, es decir, no reconcilia, ni regenera, y no hace por sí misma a los hombres aceptables a Dios, pero cuando se da el Espíritu Santo, sigue el cumplimiento de la Ley. Las obras de la segunda tabla del decálogo no justifican, porque con ellas actuamos con los hombres y no propiamente con Dios, y sin embargo en la justificación debemos actuar con Dios. Cristo, porque sin pecado llevó la pena del pecado y fue hecho víctima en nuestro lugar, ha quitado este derecho a la ley, de modo que no perjudica a los creyentes, porque es una propiciación para ellos, por lo que se les considera justos.

5. Sobre la penitencia y la confesión: La penitencia consta de dos partes, una de las cuales es la contrición o el terror impreso en la conciencia a causa de los pecados; y la otra es la fe que se concibe por medio del Evangelio, y que por la remisión de los pecados consuela la conciencia y la libera de los terrores. El que confiesa que toda su persona es pecado, incluye todos los pecados, no excluye ninguno y no olvida ninguno. Así los pecados son purificados y el hombre es purificado, rectificado y santificado, porque el Espíritu Santo no permite que el pecado domine, sino que lo reprime y lo frena. La enumeración de los pecados debe ser libre, el hombre lo quiera o no, y mucho debe hacer la confesión y absolución privada. Por lo tanto, si alguien quiere, puede confesar sus pecados y recibir la absolución del confesor, y entonces los pecados son perdonados. Las palabras que el ministro debe responder entonces son: "Que Dios te sea propicio y confirme tu fe, para que se haga contigo según crees, y yo, por mandato del Señor, perdone tus pecados". Pero otros dicen: "Te anuncio la remisión de los pecados". Pero, sin embargo, los pecados no se perdonan por la penitencia ni por las obras, sino por la fe. Por lo tanto, la penitencia de los clérigos es sólo una confesión ante Dios de que son pecadores, y una oración para que perseveren en la fe. Las expiaciones y las satisfacciones no son necesarias, porque Cristo es la expiación y la satisfacción.

6. Sobre el pecado original: Enseñan que, después de la caída de Adán, todos los hombres, propagados según la naturaleza, nacen con pecado, es decir, sin temor a Dios y con concupiscencias, y esto condena y causa aún ahora la muerte eterna a los que no renacen por el bautismo y el Espíritu Santo. Es la privación de la justicia original y con una disposición desordenada por parte del alma y una situación corrupta. Hay una diferencia entre la propia naturaleza en la que fue creado el hombre, que, incluso después de la caída, es y sigue siendo una criatura de Dios, y el pecado original. Por lo tanto, hay una diferencia entre la naturaleza corrupta y la corrupción que fue inculcada en la naturaleza, por la cual se corrompe. Nadie, excepto Dios, es capaz de separar la corrupción de la naturaleza de la propia naturaleza. Esto es lo que se hará por completo en la bendita resurrección, porque entonces la propia naturaleza que el hombre trae a su alrededor en el mundo, resucitará sin pecado original y disfrutará de la felicidad eterna. La diferencia es como entre la obra de Dios y la obra del diablo. Este pecado no se ha apoderado de la naturaleza, como si Satanás hubiera creado algún mal sustancialmente y lo hubiera mezclado con la naturaleza, sino que se ha perdido la justicia concreta y original. El pecado original es un accidente, y el hombre, a causa de él, se encuentra en la presencia de Dios como espiritualmente muerto. Este mal está cubierto y perdonado sólo por Cristo. La misma semilla de la que se forma el hombre está contaminada con este pecado. De ahí también que el hombre reciba de sus padres inclinaciones depravadas y una impureza interior del corazón.

7. Sobre el bautismo: El bautismo no es simplemente agua, sino agua tomada por mandato divino y sellada con la Palabra de Dios y así santificada. La virtud, la obra, el fruto y el fin son que los hombres se salven y sean admitidos en la comunión cristiana. Por el bautismo, la victoria contra la muerte y el diablo, la remisión de los pecados, la gracia de Dios, Cristo con todas sus obras, el Espíritu Santo con todos sus dones, y la bendición eterna se ofrecen a uno y a todos los que creen. Si, por el bautismo, se da la fe a los niños, esa es una cuestión profunda que hay que examinar cuidadosamente. La inmersión en el agua significa la mortificación del hombre viejo y la resurrección del nuevo. Por lo tanto, se puede llamar el baño de la regeneración y el verdadero baño en la Palabra, así como en la muerte y la sepultura de Cristo. La vida del cristiano es un bautismo cotidiano una vez que se inicia de esta manera. El agua no opera esto, pero es la Palabra de Dios que está en el agua y con el agua y la fe de la Palabra de Dios añadida al agua. De ello se desprende que la acción del bautismo en nombre de Dios es realizada por los hombres; sin embargo, no es por ellos, sino por Dios mismo. El bautismo no quita el pecado original cuando se extingue una concupiscencia depravada, pero sí quita la culpa. Pero otros entre los reformadores creen que el bautismo es un baño externo de agua, por el cual se significa un lavado interno de los pecados. Que no confiere ni la regeneración, ni la fe, ni la gracia de Dios, ni la salvación, sino que las significa y sella. Que estas cosas no se confieren en el bautismo y con el bautismo, sino después, cuando se avanza en edad. Que sólo los elegidos adquieren la gracia de Cristo y el don de la fe. Que como la salvación no depende del bautismo, se permite que lo realice cualquier persona en ausencia de un ministro regular.

8. Con respecto a la Santa Cena, los llamados luteranos reformados enseñan: Que en la Santa Cena, o sacramento del altar, el cuerpo y la sangre de Cristo están verdadera y sustancialmente presentes, y que son verdaderamente distribuidos y recibidos con el pan y el vino. Que, por consiguiente, el verdadero Cuerpo y la verdadera Sangre de Cristo están en, con y bajo el pan y el vino, y se dan a los cristianos para comer y beber. Que, por tanto, no son simplemente pan y vino, sino que están encerrados y ligados por la Palabra de Dios y esto los convierte en el cuerpo y la sangre de Cristo, porque cuando la Palabra se acerca al elemento, éste se convierte en sacramento. Que, sin embargo, no es una transubstanciación como la de los católicos-romanos. Que es un alimento del alma, que nutre y fortifica al hombre nuevo. Que se instituyó para que la fe se restablezca y recupere su fuerza, se produzca la remisión de los pecados y la nueva vida que Cristo mereció para nosotros. Que así el cuerpo y la sangre de Cristo son tomados no sólo espiritualmente por la fe, sino también por la boca de manera sobrenatural en razón de la unión sacramental con el pan y el vino. Que la dignidad de esta Cena consiste en la única obediencia y mérito de Cristo, que se aplica por la verdadera fe. Que, en una palabra, los sacramentos de la Santa Cena y del Bautismo son los testimonios de la voluntad y de la gracia de Dios para con los hombres. Que el Sacramento de la Cena es la promesa de la remisión de los pecados por la fe, que lleva a los corazones a creer. Que el Espíritu Santo actúa por medio de la Palabra y los Sacramentos. Que la consagración del ministro no produce estos efectos, sino que esto debe atribuirse a la virtud omnipotente del Señor únicamente. Que tanto los que son dignos como los indignos reciben el verdadero Cuerpo y la verdadera Sangre de Cristo cuando es elevado en la cruz, pero los que son dignos lo reciben para la salvación, y los indignos para la condenación. Que son dignos los que tienen fe. Que nadie esté constreñido a esa Cena, sino que cada uno se acerque a ella cuando el hambre espiritual le impulse. Otros reformados, sin embargo, enseñan sobre la Santa Cena: Que el Cuerpo y la Sangre de Cristo sólo se toman espiritualmente, y que el Pan y el Vino en la Santa Cena son sólo signos, tipos, símbolos, marcas, figuras y similitudes. Que Cristo no está presente en cuerpo, sino sólo por la virtud y operación de su Esencia Divina; pero que en el cielo hay conjunción según la comunicación de propiedades. Que la dignidad de esta Cena no sólo depende de la fe, sino también de la preparación. Que sólo los que son dignos reciben su virtud, pero los indignos sólo reciben pan y vino. A pesar de estas diferencias, todos los reformados están de acuerdo en que los que quieran acercarse a esta Santa Cena deben necesariamente hacer penitencia, diciendo los luteranos que los que no hagan penitencia de las malas obras y se acerquen a ella serán condenados por la eternidad, y los anglicanos diciendo que de lo contrario el diablo entrará en ellos como entró en Judas. Esto es evidente en las oraciones que se leen antes de la Comunión.

9. Sobre el libre albedrío: Hacen distinciones entre los estados antes de la caída, después de la caída, después de la fe recibida y renovada, y después de la resurrección. El hombre, después de la caída, es enteramente incapaz de comenzar, pensar, entender, creer, querer, operar y cooperar en las cosas espirituales y divinas, por su propia fuerza, ni aplicar o acomodarse a la gracia, sino que el albedrío natural es sólo para aquellas cosas que son contra Dios y desagradables a Dios. Así, el hombre, en las cosas espirituales, es como un muñón; sin embargo, tiene una capacidad, no activa sino pasiva, por la que puede volverse al bien por la gracia de Dios. Sin embargo, después de la caída, quedó en el hombre el libre albedrío de poder y no poder escuchar la Palabra de Dios, y así se enciende una chispa de fe en el corazón, que abarca la remisión de los pecados por causa de Cristo, y que consuela. Sin embargo, la voluntad humana tiene la libertad de realizar la justicia civil y de elegir aquellas cosas que están sujetas a la razón.

10. Acerca de la Iglesia: La Iglesia es la congregación y comunión de los santos; se extiende por todo el universo en aquellos que tienen el mismo Cristo, el mismo Espíritu Santo y los mismos Sacramentos, ya sea que tengan tradiciones similares o diferentes. Se trata principalmente de la sociedad de la fe. Sólo esta Iglesia es el cuerpo de Cristo y los buenos son la Iglesia de hecho y de nombre y los malos sólo de nombre. Los impíos y los hipócritas, al estar mezclados, son miembros de la Iglesia según sus signos externos, siempre que no sean excomulgados, pero no son miembros del Cuerpo de Cristo. Los ritos eclesiásticos, llamados ceremonias, son indiferentes y no son ni el culto a Dios ni parte del culto a Dios. Por lo tanto, la Iglesia tiene la libertad de instituir, cambiar y abrogar cosas como la distinción de vestimentas, el tiempo, los días, la comida y otras cosas. Por lo tanto, ninguna Iglesia debe condenar a otra por cosas de esta naturaleza. Tales son, en resumen, las doctrinas de la Iglesia y la Religión de los Reformados. Las doctrinas enseñadas por los Schewengfeldianos, Pelagianos, Maniqueos, Donatistas, Anabaptistas, Armenios, Zwinglianos, Antitrinitarios, Socinianos, Arrianos, y hoy por los Cuáqueros y Herrnhuters no son mencionadas, porque han sido desaprobadas y rechazadas como heréticas por la Iglesia de los Reformados.

* * * * *

/ 962