Lo que la Biblia dice sobre Jesús como Dios

        | Por Rev. John Odhner (machine translated into Español)

This painting by Richard Cook  of the newborn baby Jesus, with Mary and Joseph, evokes the spiritual power of this long-awaited advent.

Pregunte a los cristianos: "¿Cuál es la enseñanza más importante de la Biblia?" Deberían poder responder: "Que Dios es Uno".

Esta es, de hecho, la respuesta que dio el propio Jesucristo. Un hombre le preguntó: "¿Cuál es el mandamiento más importante de todos?"

Jesús comenzó su respuesta de esta manera,

"El primero es: 'Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios, el Señor es uno...'" (Marcos 12:20-32)

El hombre que preguntó esto no se sorprendió por la respuesta. Sabía que este mandamiento sobre el amor al Único Señor debía ser escrito en sus corazones, enseñado a sus hijos y discutido en casa y durante los viajes, mañana y tarde. (Deuteronomio 6:4-7) También sabía que el primero de los Diez Mandamientos era "no tener otros dioses".Éxodo 20:3)

Una y otra vez la Biblia enfatiza la unicidad de Dios:

"Tú eres Dios, y sólo Tú". (2 Reyes 19:15)

"No hay Dios conmigo". (Deuteronomio 32:39)

"Yo soy Jehová (Yahvé) y no hay otro". (Isaías 45:5)

"Mi gloria no la daré a otro". (Isaías 42:8, 48:11)

Está muy claro que la unidad de Dios debe ser el centro de todo nuestro pensamiento sobre Él.

Podría parecer que el nacimiento, la vida y la resurrección de Jesucristo suponen un reto para esto. ¿Vino el mismo Dios a la tierra? ¿O fue Jesús otra persona?

Algunos cristianos han aceptado la idea de que el Dios Único está formado por tres personas iguales y eternas. Otros han dicho que Jesús no es Dios, sino el Hijo de Dios, o simplemente "un hijo de Dios" como todos los demás.

Podemos entender mejor quién era y es Jesús, comparando las cosas que se dicen de Jesús con las que se dicen del Dios Único, Jehová. La siguiente tabla resume algunos de los pasajes que indican que "Jehová" y "Jesús" son dos nombres para una sola persona divina:




Nuestro Salvador

Jehová: "Fuera de mí no hay salvador" - Isaías 43:3,10; 45:21,22; 60:16; 49:26

Jesús: "Salvador del mundo" - 1 Juan 4; Lucas 2:11; 2 Timoteo 1; Tito 2:13; 2 Pedro 1:1



Nuestro Redentor

Jehová: "En cuanto a nuestro Redentor, Jehová de los Ejércitos es su nombre". Jeremías 50:34, Isaías 47:4.

Jesús: "Cristo nos ha redimido" - Gálatas 3:13; Apocalipsis 5:9; Tito 2:14; Lucas 24:21.



Nuestro Creador

Jehová: "Yo soy Jehová, que hago todas las cosas... solo, por mí mismo". Isaías 44:24

Jesús: "Todas las cosas fueron hechas por Él" - Juan 1:3"Todos fueron creados por Él" - Colosenses 1:16



Nuestra fuente de vida

Jehová: "Él da la vida a todos". Hechos 17:25"Él es tu vida"... Deuteronomio 3:20, 32:39



Jesús: "Él da vida al mundo" - Juan 6:33"Yo soy la vida" - Juan 14:6; 11:25; 6:27-47



Nuestro Padre

Jehová: "Jehová nuestro Padre" - Isaías 63:16; 64:8;

Jesús: "Padre de la Eternidad" - Isaías 9:6



El YO SOY

Jehová: "YO SOY me ha enviado" - Éxodo 3:14. (Jehová (o Yahvé) significa "Él es".

Jesús: "Antes de que Abraham fuera, YO SOY" - Juan 8:58"Quien es, era y ha de venir - Apocalipsis 1:8



Lord of Lords

Jehová: Deuteronomio 10:17



Jesús: Apocalipsis 17:14



Nuestro Pastor

Jehová: "Jehová es mi pastor" - Salmos 23:1; Isaías 40:11



Jesús: "Yo soy el Buen Pastor" - Juan 10:11



El Todopoderoso

Jehová: "El Dios Todopoderoso" - Génesis 17:1; 28:3etc.; "Tuyo es el poder" - 1 Crónicas 29:11; Mateo 6:18

Jesús: "El Todopoderoso" - Apocalipsis 1:8"El Dios Poderoso" - Isaías 9:6"Tiene todo el poder en el cielo y en la tierra" - Mateo 28:18.



El Santo

Jehová: "Sólo tú eres santo" - Isaías 6:3; "El Santo" - Isaías 30:15; 54:5



Jesús: "El Santo" - Marcos 1:24; Lucas 4:34; Hechos 3:14



Nuestra Luz

Jehová: "Jehová es mi luz" - Salmos 27:1; Isaías 60:20

Jesús: La luz del mundo" - Juan 8:12; 1:9



Nuestra Roca

Jehová: "Sólo Él es mi Roca" -. Salmos 62:6; 18:2

Jesús: Cristo es la Roca - 1 Corintios 10:4; 1 Pedro 2:8



Nuestro Rey

Jehová: "Jehová es Rey para siempre" - Salmos 10:16



Jesús: "Rey de Reyes" - Apocalipsis 17:14; Mateo 21:5



El primero y el último

Jehová: Isaías 43:10; 41:4, 48:12;

Jesús: Apocalipsis 22:13; 1:8



Nuestra Esperanza

Jehová: "Jehová mi esperanza" - Jeremías 17:13, 17; 50:7;

Jesús: "Jesucristo nuestra esperanza" - 1 Timoteo 1:1



La venida del Mesías había sido predicha desde hace mucho tiempo. La mayoría de los cristianos están bastante familiarizados con profecías como: "He aquí que una virgen concebirá y dará a luz un hijo". Es interesante que muchas de estas profecías digan que Dios mismo -el Único Señor, Jehová- vendría a la tierra para estar con su pueblo. Por ejemplo, el pasaje que acabamos de citar continúa diciendo: "Su nombre se llamará Dios-con-nosotros". (Isaías 7:14)

Otro pasaje declara que el Niño que nacería sería "el Dios Fuerte, el Padre Eterno". (Isaías 9:6)

Y cuando Juan el Bautista estaba anunciando la venida de Jesús, citó la profecía que dice,

"Preparad el camino de Jehová; enderezad en el desierto una calzada para nuestro Dios". Este pasaje continúa: "La gloria de Jehová se revelará... Decid a las ciudades de Judá: '¡He aquí vuestro Dios! He aquí que el Señor Jehová vendrá". (Isaías 40:3,5,10; Lucas 3:4)

La gente rezaba por la venida del Dios Único: "Inclina tus cielos, Jehová, y baja". (Salmos 144:5)

Su venida es la fuente de nuestra alegría:

"Y se dirá en aquel día: 'Este es nuestro Dios. Le hemos esperado para que nos libre; éste es Jehová... Nos alegraremos y nos gozaremos en su salvación'". (Isaías 25:9)

Así que, por supuesto, debería ser -debe ser- que el Dios Único quisiera estar con su pueblo: "'He aquí que vengo y habitaré en medio de ustedes', dice Jehová". (Zacarías 2:10)

Estas profecías se cumplieron cuando nació Jesucristo. En Jesucristo, el Dios Único había venido a manifestarse a la humanidad y a habitar con ella. En consecuencia, hay muchos pasajes en el Nuevo Testamento que identifican a Jesús como ese Dios Único. Se le llama el Dios Verdadero, (1 Juan 5:20), Salvador, (Lucas 2:11; Mateo 1:21), y Dios con nosotros. (Mateo 1:23)

Los Reyes Magos conocían las profecías, por lo que reconocieron a Jesús como su Rey y Dios: vinieron y lo adoraron. (Mateo 2:2, 11)

Todos los ángeles le adoraron en su nacimiento. (Hebreos 1:6)

Jesús se identificó como el Dios Único cuando habló de sí mismo como el que bajó del cielo para dar vida al mundo, (Juan 6:33, 38) y cuando dijo: "El que me ha visto a mí ha visto al Padre" (Juan 14:9) y "Yo y mi Padre somos uno". (Juan 10:30)

Aunque estos muchos pasajes muestran que Jesús y Jehová son una sola persona divina, hay otros pasajes que muestran una distinción entre el Padre y el Hijo. No podemos llegar a una comprensión completa de la Biblia o de Dios mirando sólo un conjunto de pasajes. En cambio, necesitamos alguna forma de reconciliar -integrar- todas las enseñanzas.

Puede ayudarnos tener en cuenta el hecho de que Jesús cambió entre el momento de su nacimiento y el de su resurrección. Aquí hay algunos pasajes que mencionan ese proceso:

Él "crecía en sabiduría y en estatura". (Lucas 2:52)

En Lucas 4:1-13En la página web de la Fundación, se describen algunas de las tentaciones a las que se sometió Jesús.

Todavía no estaba glorificado, según Juan 12:28.

Pero tuvo que entrar en su gloria (Lucas 24:26) por grados. (Juan 7:39)

Antes de la resurrección, la unión de Jehová y Jesús aún no era completa, por lo que Jesús dijo: "Voy a mi Padre, porque mi Padre es mayor que yo". (Juan 14:28; 16:16)

Sólo después de que esta obra estuviera terminada (Juan 19:30) para poder decir: "Se me ha dado todo el poder en el cielo y en la tierra". (Mateo 28:18)

Al nacer como un bebé, de María, en Belén, Dios tomó una forma humana - no sólo un cuerpo humano, sino también una mente humana, en sus niveles más externos. Lo hizo por varias razones, pero la razón principal fue crear una nueva forma de redención para las personas.

Durante su vida en la tierra, Jesús estaba trabajando en un proceso de glorificación de los elementos humanos que había asumido; lo humano se estaba haciendo divino. Era una mezcla -a propósito- y poco a poco la iba purificando. Esto ayuda a explicar por qué Jesús fue llamado tan a menudo "Hijo de Dios".

No fue hasta el final de su vida que esas partes humanas de su mente, y finalmente su cuerpo, se habían transformado completamente en sustancia divina. Así que, en cierto modo, Jesús fue el Hijo de Dios, convirtiéndose gradualmente en Uno con Jehová y plenamente Divino.

Generalmente, los pasajes de la Palabra que distinguen entre Padre e Hijo no describen el tipo de relación que existiría entre dos personas; son más descriptivos del tipo de relación que existe entre el alma y el cuerpo. Por ejemplo, Jesús dijo,

"Las palabras que os hablo no las hablo por mí mismo, sino que el Padre que mora en mí hace las obras". (Juan 14:10)

No hablamos de una persona que habita en otra persona, pero sí tiene sentido pensar en el alma que habita en el cuerpo, o en este caso, en el Alma Divina infinita que habita en Jesucristo. Por eso se llama a Cristo "imagen del Dios invisible" (Colosenses 1:15; 2 Corintios 4:4) y "la forma de Dios" (Filipenses 2:6)

Como dijo Pablo, vemos "la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo", (2 Corintios 4:6) y "en Él habita toda la plenitud de la Divinidad corporalmente". (Colosenses 2:9)

Otros pasajes describen una relación similar.

Juan dijo,

"Nadie ha visto a Dios en ningún momento. El Hijo unigénito, que está en el seno del Padre, lo ha revelado". (Juan 1:18)

El Alma Divina es invisible (como el alma humana):

"No habéis oído su voz en ningún momento, ni habéis visto su forma". (Juan 5:37; 6:46)

Pero en Jesús, esa alma se revela, como en su propio cuerpo. Como sólo se comunica con el alma de una persona por medio de su cuerpo, Jesús dijo: "Nadie viene al Padre sino por mí". (Juan 14:6)

En el momento en que Jesús nació, en esa etapa del desarrollo humano, necesitábamos la Verdad Divina -la Palabra- tal y como se nos presentaba en las enseñanzas del Señor. También necesitábamos al Señor en su Divina Humanidad. Esto hace al Señor accesible, comprensible... alguien con quien podemos relacionarnos. Cuando abrimos la puerta a esa relación, podemos acercarnos al Dios Único del universo, que vino a la tierra para darse a conocer a nosotros en su propia forma humana, amorosa, justa y misericordiosa.