¿Qué pasó realmente en la Pascua?      

Por New Christian Bible Study Staff (machine translated into Español)

Ver el video en una nueva ventana

This video is a product of the Swedenborg Foundation. Follow these links for further information and other videos: www.facebook.com/offthelefteye and www.Swedenborg.com

Ver el video en una nueva ventana

This video is a product of the Swedenborg Foundation. Follow these links for further information and other videos: www.facebook.com/offthelefteye and www.Swedenborg.com

Ver el video en una nueva ventana

This video is a product of the Swedenborg Foundation. Follow these links for further information and other videos: www.facebook.com/offthelefteye and www.Swedenborg.com

¿Qué enseña la Nueva Iglesia sobre la Pascua? Es una pregunta corta, pero implica una gran red de ideas conectadas. No puede ser respondida en una frase, así que ten paciencia...

En primer lugar, creemos en Dios - sólo un Dios - que crea y sostiene todo, incluyendo nuestro universo físico.

Creemos que Dios es el amor mismo, y la sabiduría misma. La naturaleza del amor es querer amar a los demás fuera de uno mismo, y hacerlos felices, y unirse a ellos. La naturaleza de la sabiduría es proporcionar los medios, el saber hacer, para hacer efectivo el amor.

Dios, actuando desde su núcleo de Amor Divino, usando su Sabiduría Divina, creó el universo (el Big Bang?), y, eventualmente, como parte de él, nuestra galaxia, el sistema solar y la Tierra. A través de su providencia creativa, la vida comenzó en la tierra. A lo largo de millones de años, evolucionó hacia formas de vida progresivamente más complejas, hasta que, con el tiempo, Dios pudo lograr el desarrollo de los seres humanos con mentes racionales capaces de comprender las verdades espirituales. A través de esas verdades, la gente sería capaz de amarse unos a otros como vecinos, y amar a Dios, caminar en sus caminos, recibir su amor y sabiduría, y estar unidos a Él.

Es parte de la Providencia de Dios mantener siempre abierta una vía de comunicación con nosotros, para que podamos recibir verdades acomodadas a nuestro estado. Se comunicó con los primeros humanos a través de una conciencia más directa, pero a medida que nos volvimos más externos, usó a algunos hombres como profetas, o reveladores, para escribir sus verdades y contárselas a otros. Algunas de estas revelaciones son muy antiguas, para los estándares humanos. En los Libros de Moisés, de unos 3500 años de antigüedad, Moisés se refiere a libros aún más antiguos - "Las Guerras de Jehová", "Las Anunciaciones", y "El Libro de Jasher", que formaban parte de una antigua Palabra.

En la época anterior al nacimiento de Jesucristo, las verdades de la Antigua Palabra habían sido corrompidas o en gran parte olvidadas, y el politeísmo y la idolatría estaban muy extendidos. De las 12 tribus de los Hijos de Israel, 10 se dispersaron y fueron absorbidas por la cultura circundante. En Jerusalén y sus alrededores, la iglesia judía aún conservaba el Antiguo Testamento, y los fieles seguían observando sus principios, pero incluso dentro del judaísmo, parte de la adoración externa era hueca. Todavía había algunas personas en el bien simple, que recibirían con gusto las nuevas verdades del Señor - María, José, Isabel, Zacarías, Ana, Simeón, y más tarde los apóstoles, y luego las multitudes que se reunieron para escuchar a Jesús predicar la verdad, y ser sanados por Él.

La Nueva Iglesia enseña que Jesucristo fue el mismo Dios, que asumió un cuerpo humano, para poder vivir entre nosotros, y nos enseña las verdades esenciales que necesitamos para poder seguirlas, y al hacerlo abre nuestras mentes para recibir y transmitir su amor.

También creemos que parte de su método para redimirnos fue asumir una herencia humana con su tentación, para poder luchar directamente contra el mal. ¿De dónde venía el mal? Creemos que la gente tiene almas inmortales. Cuando nuestros cuerpos mueren, vivimos en un mundo espiritual. En ese mundo, no podemos pretender que somos buenos si no lo somos, nuestra verdadera naturaleza se hace evidente. Y, gravitamos hacia la gente de ideas afines, como lo hacemos en este mundo, excepto que con una visión más clara. Si fundamentalmente amamos a nuestro prójimo y a Dios más que a nosotros mismos, crearemos sociedades amigables y solidarias. Si fundamentalmente buscamos el "número uno", nuestras sociedades tenderán a lo desagradable, formando lugares infernales. Dios no creó el infierno, pero no nos obliga a ser buenos, ya que eso destruiría nuestra libertad. Así que, nos permite crear infiernos para nosotros mismos. Podemos hacerlo en la tierra también, cuando la gente malvada tiene poder. La Alemania nazi fue un ejemplo ultraclaro de esto, entre muchos otros.

Ahora, en la Nueva Iglesia creemos, como mucha gente, que hay una relación entre el mundo espiritual y el mundo natural, y que estamos sujetos a influencias espirituales. La imagen popular del ángel guardián tiene en realidad alguna base en el hecho espiritual, y la imagen del ángel en un hombro y del diablo en el otro es también más real de lo que es cómodo pensar.

Estamos tentados, mientras vivimos nuestras vidas, a hacer cosas malas. Estas tentaciones fluyen hacia nosotros de personas malvadas en el mundo espiritual. En el orden normal de las cosas, el poder de este mal se mantiene bajo control equilibrando el influjo del cielo, donde el amor del Señor fluye a través de las buenas sociedades y se comunica con nosotros. En el momento del nacimiento del Señor, el equilibrio era precario - los infiernos se habían hecho demasiado fuertes y el mal era demasiado influyente. Vemos ilustraciones de esto en las historias del Nuevo Testamento, donde Jesús y sus discípulos en muchos casos están curando a personas poseídas por demonios.

Así, parte de la misión del Señor era frenar el poder de la influencia infernal, y lo hizo permitiéndose ser tentado a través de lo humano que había tomado de María, y ganando cada tentación a su vez, para limitar el poder de cada sociedad infernal. En las historias del Nuevo Testamento vemos algunas de esas tentaciones - cuando fue tentado por el diablo en el desierto, y en el Jardín de Getsemaní, y en la cruz. Pero, conquistó cada uno, incluso los últimos donde dudaba si su misión había tenido éxito.

¿Qué pasó entonces en Pascua?

Dios encarnado había venido a la tierra, como Jesucristo, cumpliendo toda una serie de profecías del Antiguo Testamento. A través de una serie de tentaciones de toda la vida, luchó y sometió a los poderes del infierno, restaurando el equilibrio que permitía a la gente elegir libremente su curso de vida. Nos había enseñado las nuevas verdades que necesitábamos, para que pudiéramos aprender, si queríamos, cómo ser buenos. Había abierto un nuevo canal de comunicación - ahora podíamos imaginarlo en forma humana - no sólo como un Dios remoto y sin forma, sino como un Dios divinamente humano que nos ama, quiere salvarnos, y a cuya imagen y semejanza estamos hechos.

La crucifixión fue la tentación culminante, y la victoria, en una vida de victoria sobre el mal. El cuerpo humano que el Señor tomó de María fue glorificado, convertido en sustancia divina. Por eso no se encontró en la tumba el domingo de Pascua, cuando la piedra fue removida.

Después de la Pascua, el Señor podía - y lo hizo - seguir apareciendo a sus seguidores, pero ellos lo veían con sus ojos espirituales abiertos. Lo siguieron a Galilea, y fueron testigos de su ascensión al cielo. Y luego se extendieron por todo el mundo, enseñando las verdades que él les había enseñado, y dando el ejemplo, de modo que el cristianismo se convirtió en la religión más grande del mundo.

A medida que la religión cristiana se extendía, las falsas ideas se colaban en ella. Aquí hay algunos puntos clave en nuestra creencia, que combaten esas falsedades:

- No creemos que Jesús fuera una persona separada de Dios. Era Dios.

- No creemos que se sacrificara en la cruz para expiar a Dios por los pecados de la humanidad. Era Dios. En cambio, permitió que lo crucificaran porque así podía demostrar que incluso la muerte del cuerpo físico no era algo definitivo - no algo que realmente tuviera poder sobre el bien y la verdad. Su resurrección fue el evento clave.

Creemos que María era buena, pero no que fuera perfecta, ni que naciera sin pecado. Ella fue elegida para ser la madre del Señor porque era, como José, parte del remanente de gente sencilla y buena que obedecía la voluntad del Señor, y cuya fe permitiría el cumplimiento de su misión. Sin embargo, la herencia a través de María contenía tendencias normales hacia el mal que abrieron a Jesús a las tentaciones, lo cual era una parte necesaria del plan.

También hay ideas no cristianas que tienen vigencia en nuestra cultura, aunque pensamos que son falsas. Aquí hay algunos puntos clave en nuestra creencia:

- No creemos que Jesucristo haya tenido un romance o se haya casado con María Magdalena.

- No creemos que Jesucristo fuera simplemente un buen maestro o un hombre de carácter ejemplar, que luego fue divinizado por sus discípulos.

- Creemos que Jesucristo existió como una figura histórica, y que era Dios encarnado, y que los Evangelios contienen verdades esenciales por las que debemos vivir.


Traducir: