The Bible

 

Luke 10:25-37 : El buen samaritano

Study

        

25 And, behold, a certain lawyer stood up, and tempted him, saying, Master, what shall I do to inherit eternal life?

26 He said unto him, What is written in the law? how readest thou?

27 And he answering said, Thou shalt love the Lord thy God with all thy heart, and with all thy soul, and with all thy strength, and with all thy mind; and thy neighbour as thyself.

28 And he said unto him, Thou hast answered right: this do, and thou shalt live.

29 But he, willing to justify himself, said unto Jesus, And who is my neighbour?

30 And Jesus answering said, A certain man went down from Jerusalem to Jericho, and fell among thieves, which stripped him of his raiment, and wounded him, and departed, leaving him half dead.

31 And by chance there came down a certain priest that way: and when he saw him, he passed by on the other side.

32 And likewise a Levite, when he was at the place, came and looked on him, and passed by on the other side.

33 But a certain Samaritan, as he journeyed, came where he was: and when he saw him, he had compassion on him,

34 And went to him, and bound up his wounds, pouring in oil and wine, and set him on his own beast, and brought him to an inn, and took care of him.

35 And on the morrow when he departed, he took out two pence, and gave them to the host, and said unto him, Take care of him; and whatsoever thou spendest more, when I come again, I will repay thee.

36 Which now of these three, thinkest thou, was neighbour unto him that fell among the thieves?

37 And he said, He that shewed mercy on him. Then said Jesus unto him, Go, and do thou likewise.

    Estudia el significado interno

Commentary

 

¿Cómo heredaré la vida eterna?

     

Por Rev. James P. Cooper (machine translated into Español)

This series illustrates the Good Samaritan parable.

Hay dos lugares en el Nuevo Testamento donde la gente -no los discípulos- se acerca al Señor y le pregunta directamente: "¿Qué debo hacer para heredar la vida eterna?"

Uno ocurre en el Evangelio de Lucas:

"Y he aquí que un laico se levantó y le puso a prueba, diciendo: "Maestro, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?". (Lucas 10:25).

El otro aparece en el Evangelio de Marcos:

"Cuando salía por el camino, llegó uno corriendo, se arrodilló ante él y le preguntó: "Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?". (Marcos 10:17).

Jesús responde a estas dos personas con respuestas que son bastante famosas. En su respuesta al abogado, dijo:

1. Ama al Señor
2. Ama a tu prójimo
3. Y por si no sabes quién es tu prójimo, aquí tienes la parábola del "Buen Samaritano".

En su respuesta al joven rico, dijo:

1. Ama al Señor.
2. Amar al prójimo (pero con un poco más de detalle)
3. Seguir los mandamientos
4. Luego rehuir de las cosas mundanas.
5. Sé amable con los demás
6. Y, lo más importante, hazlo por Mí.

En conjunto, estos dos incidentes exponen cuatro principios de vida en el mundo que, si se siguen, nos prepararán para la vida eterna en el cielo.

El primer principio: Creer que el Señor es Dios.

"Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así debe ser levantado el Hijo del Hombre, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna". (Juan 3:14-17).

Desde entonces, muchos de sus discípulos se retiraron y ya no andaban con él. Entonces Jesús dijo a los doce: "¿También vosotros queréis iros?" Pero Simón Pedro le respondió: "Señor, ¿a quién vamos a ir? Tú tienes palabras de vida eterna. También nosotros hemos llegado a creer y conocer que Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo." (Juan 6:66-69).

"El Señor de la eternidad, que es Jehová, vino al mundo para subyugar a los infiernos y glorificar a su Humano; y sin esto ningún mortal podría haberse salvado; y se salvan los que creen en Él". (La verdadera religión cristiana 2).

El segundo principio: Deja de centrarte en las cosas del mundo natural; deja de permitir que tus males hereditarios y tu propiedad te guíen.

"Respondiendo Jesús, dijo: De cierto os digo que no hay nadie que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero, la vida eterna. " (Marcos 10:29-30).

Cualquiera que no esté familiarizado con el sentido interno de la Palabra pensará que casa, hermanos, hermanas, padre, madre, esposa, hijos y campos significan casa, hermanos, hermanas, padre, madre, esposa, hijos y campos. Pero el significado aquí es este Las clases de cosas presentes en una persona que son propiamente suyas deben ser abandonadas por ella, y en lugar de éstas, las cosas espirituales y celestiales que son del Señor deben ser recibidas por ella. Este cambio se efectúa por medio de tentaciones, que aquí se entienden como "persecuciones". Cualquiera puede ver que si abandona a su madre no va a recibir a las madres, ni tampoco a los hermanos y hermanas abandonando a éstos. (Arcana Coelestia 4843).

En Lucas, Jesús le dijo al joven gobernante: Todavía te falta una cosa. Vende todo lo que tienes y distribúyelo a los pobres, entonces tendrás un tesoro en el cielo; y ven, sígueme. En sentido interno, estas palabras significan que todo lo que una persona posee por completo, y que no consiste más que en malos deseos y falsas ideas, debe ser alejado de ella, pues tales deseos e ideas se refieren a "todo lo que tiene", y entonces recibirá del Señor buenos deseos y verdaderas ideas, que son "tesoro en el cielo". Arcana Coelestia 5886 [5].

El tercer principio: Haz buenas obras, sé amable con los demás.

(Lucas 10:25-29) "Y he aquí que un abogado se levantó y le puso a prueba, diciendo: "Maestro, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?" Él le dijo: "¿Qué está escrito en la ley? ¿Qué es lo que lees en ella?" Respondió y dijo: "Amarás a Yahveh tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente, y a tu prójimo como a ti mismo. "Y Él le dijo: "Has respondido bien; haz esto y vivirás". Pero él, queriendo justificarse, dijo a Jesús: "¿Y quién es mi prójimo?".

Para responder a esta pregunta clave, el Señor contó la parábola del buen samaritano.

Tu prójimo no es alguien de tu familia, pueblo o raza. Todo el mundo es tu prójimo y merece tu atención.

Dios hace el bien en el mundo a través de nosotros. Nuestro cuidado del prójimo es SU cuidado del prójimo. Así como nos usa para crear nuevos ángeles, nos usa para hacer el bien en el mundo.

El Cuarto Principio: Toma la cruz y síguelo, es decir, aguanta en las tentaciones, y haz estas cosas no por ti mismo, sino porque Él te lo ha pedido.

(Mateo 25:34-46) "Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo, porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; fui forastero y me acogisteis; estuve desnudo y me vestisteis; estuve enfermo y me visitasteis; estuve en la cárcel y vinisteis a verme. Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero y te acogimos, o desnudo y te vestimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? Y el Rey responderá y les dirá: Os aseguro que en cuanto lo hicisteis con uno de estos mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis. Si hacéis estas cosas, la recompensa será grande".

Sólo cuatro principios.


Traducir: