The Bible

 

Daniel 3 : El horno de fuego

Study

        

1 Nebuchadnezzar the king made an image of gold, whose height was threescore cubits, and the breadth thereof six cubits: he set it up in the plain of Dura, in the province of Babylon.

2 Then Nebuchadnezzar the king sent to gather together the princes, the governors, and the captains, the judges, the treasurers, the counsellers, the sheriffs, and all the rulers of the provinces, to come to the dedication of the image which Nebuchadnezzar the king had set up.

3 Then the princes, the governors, and captains, the judges, the treasurers, the counsellers, the sheriffs, and all the rulers of the provinces, were gathered together unto the dedication of the image that Nebuchadnezzar the king had set up; and they stood before the image that Nebuchadnezzar had set up.

4 Then an herald cried aloud, To you it is commanded, O people, nations, and languages,

5 That at what time ye hear the sound of the cornet, flute, harp, sackbut, psaltery, dulcimer, and all kinds of musick, ye fall down and worship the golden image that Nebuchadnezzar the king hath set up:

6 And whoso falleth not down and worshippeth shall the same hour be cast into the midst of a burning fiery furnace.

7 Therefore at that time, when all the people heard the sound of the cornet, flute, harp, sackbut, psaltery, and all kinds of musick, all the people, the nations, and the languages, fell down and worshipped the golden image that Nebuchadnezzar the king had set up.

8 Wherefore at that time certain Chaldeans came near, and accused the Jews.

9 They spake and said to the king Nebuchadnezzar, O king, live for ever.

10 Thou, O king, hast made a decree, that every man that shall hear the sound of the cornet, flute, harp, sackbut, psaltery, and dulcimer, and all kinds of musick, shall fall down and worship the golden image:

11 And whoso falleth not down and worshippeth, that he should be cast into the midst of a burning fiery furnace.

12 There are certain Jews whom thou hast set over the affairs of the province of Babylon, Shadrach, Meshach, and Abed-nego; these men, O king, have not regarded thee: they serve not thy gods, nor worship the golden image which thou hast set up.

13 Then Nebuchadnezzar in his rage and fury commanded to bring Shadrach, Meshach, and Abed-nego. Then they brought these men before the king.

14 Nebuchadnezzar spake and said unto them, Is it true, O Shadrach, Meshach, and Abed-nego, do not ye serve my gods, nor worship the golden image which I have set up?

15 Now if ye be ready that at what time ye hear the sound of the cornet, flute, harp, sackbut, psaltery, and dulcimer, and all kinds of musick, ye fall down and worship the image which I have made; well: but if ye worship not, ye shall be cast the same hour into the midst of a burning fiery furnace; and who is that God that shall deliver you out of my hands?

16 Shadrach, Meshach, and Abed-nego, answered and said to the king, O Nebuchadnezzar, we are not careful to answer thee in this matter.

17 If it be so, our God whom we serve is able to deliver us from the burning fiery furnace, and he will deliver us out of thine hand, O king.

18 But if not, be it known unto thee, O king, that we will not serve thy gods, nor worship the golden image which thou hast set up.

19 Then was Nebuchadnezzar full of fury, and the form of his visage was changed against Shadrach, Meshach, and Abed-nego: therefore he spake, and commanded that they should heat the furnace one seven times more than it was wont to be heated.

20 And he commanded the most mighty men that were in his army to bind Shadrach, Meshach, and Abed-nego, and to cast them into the burning fiery furnace.

21 Then these men were bound in their coats, their hosen, and their hats, and their other garments, and were cast into the midst of the burning fiery furnace.

22 Therefore because the king's commandment was urgent, and the furnace exceeding hot, the flame of the fire slew those men that took up Shadrach, Meshach, and Abed-nego.

23 And these three men, Shadrach, Meshach, and Abed-nego, fell down bound into the midst of the burning fiery furnace.

24 Then Nebuchadnezzar the king was astonied, and rose up in haste, and spake, and said unto his counsellers, Did not we cast three men bound into the midst of the fire? They answered and said unto the king, True, O king.

25 He answered and said, Lo, I see four men loose, walking in the midst of the fire, and they have no hurt; and the form of the fourth is like the Son of God.

26 Then Nebuchadnezzar came near to the mouth of the burning fiery furnace, and spake, and said, Shadrach, Meshach, and Abed-nego, ye servants of the most high God, come forth, and come hither. Then Shadrach, Meshach, and Abed-nego, came forth of the midst of the fire.

27 And the princes, governors, and captains, and the king's counsellers, being gathered together, saw these men, upon whose bodies the fire had no power, nor was an hair of their head singed, neither were their coats changed, nor the smell of fire had passed on them.

28 Then Nebuchadnezzar spake, and said, Blessed be the God of Shadrach, Meshach, and Abed-nego, who hath sent his angel, and delivered his servants that trusted in him, and have changed the king's word, and yielded their bodies, that they might not serve nor worship any god, except their own God.

29 Therefore I make a decree, That every people, nation, and language, which speak any thing amiss against the God of Shadrach, Meshach, and Abed-nego, shall be cut in pieces, and their houses shall be made a dunghill: because there is no other God that can deliver after this sort.

30 Then the king promoted Shadrach, Meshach, and Abed-nego, in the province of Babylon.

    Estudia el significado interno

Commentary

 

El horno de fuego

     

Por Rev. Dr. Andrew M. T. Dibb (machine translated into Español)

El tercer capítulo de Daniel sigue el mismo patrón que los dos primeros: Nabucodonosor comienza amenazando a los que no se someten a sus caprichos y termina admitiendo humildemente el poder del Señor.

Sin embargo, las similitudes entre la dramática visión de la estatua en el capítulo dos y la construcción real de la imagen en el capítulo tres no son una mera repetición. La atención a los detalles de este capítulo mostrará cómo, en su afán de dominación, el lado egoísta de la naturaleza humana sigue intentando dominar, aunque nos sometamos conscientemente al Señor.

Este tercer capítulo se abre con una enorme imagen creada por Nabucodonosor. Las dimensiones reales son importantes, no por su impacto físico, sino por los conceptos espirituales que contiene. Asimismo, la imposibilidad de que esté hecha de oro no debe interferir con la exposición espiritual del versículo. El sentido literal de la historia es importante sólo como medio para resaltar el sentido espiritual.

Toda esta imagen estaba hecha de oro. Pero al igual que la cabeza de la estatua en el capítulo anterior, no es el oro que representa el amor al Señor, sino el amor propio. Toda buena correspondencia tiene también un sentido opuesto.

La estatua se describe como de sesenta codos de alto y seis de ancho. El número recurrente "seis" cobra sentido por su contraste con el número que le sigue inmediatamente. "Siete" es un estado de plenitud y completitud: el Señor descansó en el séptimo día de la creación, los animales limpios entraron en el arca de siete en siete, debemos perdonar a los demás "hasta setenta veces siete". Así como el siete contiene este sentido de plenitud, el seis representa un estado de incompletud.

"Seis" se utiliza a menudo para describir el proceso de regeneración, especialmente en la serie de la creación, y en los Diez Mandamientos. En los seis días de la creación, las personas son tentadas y se encuentran en un estado de conflicto, que debe ser superado para que la persona se regenere (AC 8494, 8539:2, 8888). El conflicto ilustrado en este capítulo es entre nuestro sentido de egoísmo y nuestra conciencia emergente.

El número sesenta es la plenitud de este conflicto, ya que sesenta es un seis multiplicado por diez. Si el seis representa los conflictos de la tentación, el diez representa la plenitud (AC 3107, 4638, 8468, 9416), o la plenitud de ese conflicto.

Lo ideal es que los estados de bondad y verdad y su expresión mutua sean iguales. La forma que representa a una persona regenerada sería un cubo perfecto, tal como lo describe "la Ciudad Santa que desciende de Dios desde el cielo" (Apocalipsis 21:2).

Pero la imagen de Nabucodonosor difiere enormemente de este ideal: era alta y estrecha, diez veces más alta que ancha, y no se describe su profundidad. Se presenta como unidimensional, desproporcionada, y su característica más convincente es el oro del que está hecha.

Al igual que en el segundo capítulo, Nabucodonosor convoca a sus consejeros: antes eran astrólogos y sabios. En este capítulo convoca a los gobernantes de su reino: los sátrapas, los administradores, etc. Cuando la Palabra habla de gobernantes, habla de nuestros amores, porque somos regidos y gobernados por amores. La lista aquí da una jerarquía de amores desde el superior, o amores gobernantes, hasta los afectos menores que tenemos.
Se nos muestra nuestro estado cuando ese amor gobernante es Nabucodonosor: domina la escena, su palabra es ley. Controla un vasto imperio y tiene un control absoluto sobre la vida y la muerte. Así, Nabucodonosor puede convocar a sus gobernantes y darles órdenes con la misma facilidad con la que convocó a los sabios y les exigió lo imposible.

Al sonido de la música, todo su imperio debía postrarse y adorar la imagen de oro erigida por el rey. La música se utiliza como medio para convocar a los gobernantes de la tierra porque si esos hombres representan nuestros diversos amores y afectos, la música habla de nuestros amores.

Si Nabucodonosor representa nuestro egoísmo y amor al control, los caldeos entran en escena como una confirmación de este egoísmo. La esencia de la profanación -el mal que se hace pasar por bueno- es el mal uso de la bondad y la verdad para los propios fines. Cualquier estado de bondad o verdad genuina que se resista a este mal uso entraría en conflicto con él.

Así, los caldeos nombran con gran entusiasmo a Sadrac, Mesac y Abed-Nego, que no sirven al rey ni adoran su imagen de oro. Al usar sus nombres babilónicos, se niegan a reconocer la verdad como proveniente de la Palabra. Este es el corazón mismo de la profanación: saber que algo proviene de la Palabra, incluso reconocerlo como tal, y sin embargo negarlo -así como esos caldeos debían saber que los tres hombres eran judíos, y que sus nombres babilónicos no eran verdaderamente suyos. Es la última negación de su identidad, así como la profanación es la última negación del Señor.

La vida de Nabucodonosor es primero de conquista militar y de expansión de su imperio. Esta conquista viene acompañada del dominio de las cosas religiosas. Por lo tanto, no estaba fuera de su carácter ordenar la adoración. A medida que el amor al yo progresa, exige cosas cada vez mayores, hasta que exige ser tratado como el propio Señor (Apocalipsis Revelado 717).

"El mal del amor a sí mismo no es, como generalmente se piensa, esa euforia externa que se llama orgullo, sino que es el odio contra el prójimo, y de ahí un ardiente deseo de venganza, y el deleite en la crueldad. Estos son los interiores del amor a sí mismo. Su exterior es el desprecio por los demás en comparación con uno mismo, y la aversión a los que están en el bien espiritual, y esto a veces con manifiesta euforia u orgullo, y a veces sin él. Porque quien tiene al prójimo en tal odio, interiormente no ama a nadie más que a sí mismo y a los que considera que hacen uno con él, por lo que los ama en sí mismo, y a sí mismo en ellos con el único fin de sí mismo" (AC 4750:5).

Cada persona en este mundo es capaz de dar libertad a estos sentimientos, y si lo hacemos, pronto nos encontramos haciendo lo que hizo Nabucodonosor: exigir que la gente vea el mundo a través de nuestras propias gafas personales, y condenarlos rotundamente al infierno si no lo hacen.

Como vimos antes, Daniel representa la conciencia que se desarrolla en oposición a nuestros estados egoístas. La conciencia es la actividad de la verdad que conduce y guía nuestra mente hacia una vida en armonía con la del Señor. La conciencia, sin embargo, debe estar compuesta por verdades individuales, verdades aplicables a diferentes partes de nuestra vida. Tenemos un conjunto de verdades que rigen el matrimonio, la ética del trabajo, la interacción social, etc.

Estas verdades individuales son los compañeros hebreos de Daniel. Cada vez que los hemos visto, se han apoyado en su creencia en Dios, pero cada vez bajo el liderazgo de Daniel. Esta vez están solos, dispuestos a enfrentarse a la ira imperial y a la muerte por su creencia.

Las consecuencias fueron, por supuesto, nefastas. Nabucodonosor montó en cólera y exigió que los jóvenes fueran arrojados a un horno de fuego, calentado a siete veces su calor normal. Los jóvenes estaban dispuestos a aceptar este castigo antes que retractarse de su creencia en el Señor.

Nabucodonosor trató de asustar a los tres hombres calentando el horno a más temperatura de lo normal, lo que describe bien las acciones de los espíritus malignos en la tentación que,

"actúan contra los afectos de la verdad que hacen la conciencia: tan pronto como perciben algo de la conciencia, de cualquier clase que sea, entonces a partir de las falsedades y faltas en el hombre se forman a sí mismos un afecto; y por medio de éste arrojan una sombra sobre la luz de la verdad, y así la pervierten; o le inducen ansiedad y lo torturan" (AC 1820:4).

El tiempo que los jóvenes pasan en el horno representa un estado de tentación, que se produce para la regeneración (Apocalipsis Explicado 439). Definida de forma más simple, la tentación es una batalla entre dos lados dentro de nosotros, donde el lado natural, o egoísta, es sometido. Hasta entonces, el egoísmo se considera simplemente una parte de nosotros, tal como somos (Arcana Coelestia 1820). En la tentación, esta imagen propia cambia, y aprendemos a vernos a la luz del cielo (Apocalipsis Explicado 439).

El poder de los espíritus malignos es muy ilusorio. Así como Nabucodonosor retrocedió después de resistirse, los espíritus también se retiran cuando nos resistimos a ellos. La mayor tentación que enfrentamos es creer que el Señor es incapaz de ayudarnos en nuestros momentos de gran necesidad. Si nos aferramos a la creencia de que Él puede y da ayuda, entonces enfrentar nuestro egoísmo interno se vuelve menos difícil. La imagen que los hombres recibieron la orden de adorar era, después de todo, un objeto inmóvil de oro, desproporcionado y unidimensional. Nuestro egoísmo es así: aparentemente monolítico, pero carente de vida real. Sus atractivos se desvanecen cuando se ve a la luz del cielo. La resistencia espiritual no es tan difícil, y los resultados dan fuerza:

"Las victorias tienen como consecuencia que los genios y espíritus malignos no se atrevan a hacer nada después; porque su vida consiste en poder destruir, y cuando perciben que un hombre es de tal carácter que puede resistir, entonces, al primer ataque, huyen, como suelen hacer cuando se acercan a la primera entrada del cielo, pues en seguida les invade el horror y el terror, y se lanzan hacia atrás" Arcana Coelestia 1820.

Nabucodonosor se da cuenta y aprecia el poder del Señor, esta vez, con sus propios sentidos. Hay un poder en su asentimiento después de presenciar a los cuatro hombres en el horno de fuego que es mucho más dramático que su incredulidad después de que Daniel predijera el sueño en el capítulo dos. Esta vez vio realmente el poder del horno, tan fuerte que los que echaron a los tres hombres murieron por su calor, pero vio a los tres hombres salir ilesos. Esto le demostró el poder de Dios más que nada antes.

Vemos algo de este proceso en los versos finales del capítulo tres, donde Nabucodonosor alaba al Señor, mostrando una nueva humildad imposible para él antes. Como resultado, el afecto de la verdad comienza a gobernar en lugar de los anteriores amores egoístas. Así vemos a Sadrac, Mesac y Abed-Nego promovidos en la provincia de Babilonia, presumiblemente en lugar de los sátrapas babilónicos, administradores, gobernadores, consejeros, tesoreros, jueces, magistrados y todos los funcionarios de la provincia que respondieron al llamado de Nabucodonosor a adorar la imagen de oro.


Traducir: