The Bible

 

Matthew 5:1-12 : Las Bienaventuranzas

Study

           |

1 And seeing the multitudes, he went up into a mountain: and when he was set, his disciples came unto him:

2 And he opened his mouth, and taught them, saying,

3 Blessed are the poor in spirit: for theirs is the kingdom of heaven.

4 Blessed are they that mourn: for they shall be comforted.

5 Blessed are the meek: for they shall inherit the earth.

6 Blessed are they which do hunger and thirst after righteousness: for they shall be filled.

7 Blessed are the merciful: for they shall obtain mercy.

8 Blessed are the pure in heart: for they shall see God.

9 Blessed are the peacemakers: for they shall be called the children of God.

10 Blessed are they which are persecuted for righteousness' sake: for theirs is the kingdom of heaven.

11 Blessed are ye, when men shall revile you, and persecute you, and shall say all manner of evil against you falsely, for my sake.

12 Rejoice, and be exceeding glad: for great is your reward in heaven: for so persecuted they the prophets which were before you.

Commentary

 

Las Bienaventuranzas

     

Por New Christian Bible Study Staff (machine translated into Español)

This fresco was created by Franz Xaver Kirchebner in the Parish church of St. Ulrich in Gröden, Italy, which was built in the late 18th century.

Estos versos, las frases iniciales del Sermón de la Montaña, contienen algunas de las poesías más bellas y amadas de la Biblia. Parte de su belleza, sin embargo, radica en el hecho de que el significado no está del todo claro. ¿Qué significa ser "pobre de espíritu"? ¿Qué significa "heredar la tierra" o ser llamados "los hijos de Dios"? El hecho de que haya muchas posibilidades nos hace quedarnos en las frases, reflexionando sobre ellas.

Entendido en el sentido interno, estas bendiciones muestran los estados espirituales de las diversas personas que podían ser receptivas al Señor y a la nueva iglesia que estaba lanzando. Y en un nivel más profundo muestra que los estados dentro de nosotros mismos que pueden llevarnos a cada uno de nosotros al Señor y a una comprensión más profunda de su verdad hoy en día.

Los "pobres de espíritu" son aquellos que saben poco sobre las cosas espirituales, pero quieren aprender. Los que "lloran" son aquellos que quieren ser buenos, pero no ven ningún deseo de bien en su iglesia. Los "mansos" son aquellos que aman cuidar y servir a los demás. Tener "hambre y sed de justicia" muestra un deseo de levantarse, de aprender sobre lo que es bueno y llegar a desearlo.

Los "misericordiosos" son aquellos que aman a sus semejantes. Los "puros de corazón" son aquellos que aman sólo lo que es bueno. "Pacificadores" son aquellos que están en armonía con el Señor, obteniendo conocimiento de Él y queriendo lo que Él quiere. Y ser "perseguido por la justicia" significa actuar por amor y cuidado de los demás, aunque seas condenado por otros por ello.

Hay una especie de progresión allí, desde aquellos que simplemente quieren aprender a aquellos que quieren activamente ser buenas personas a aquellos que realmente son buenos y actúan por amor a los demás. Sin embargo, nada de esto describe a los que son aprendices en las tradiciones judías, o incluso necesariamente observadores en términos de ritual; son, más bien, los que sienten que es posible ser una buena persona y están dispuestos a hacer el esfuerzo.

¡Y se les promete su recompensa! El "reino de los cielos" es el entendimiento que los ángeles tienen del Señor; "comodidad" representa las ideas que conducen al bien de la vida; "heredar la tierra" es un estado de amar a los demás y ser amado por ellos a cambio. El mensaje general es simple: Si realmente deseamos ser buenas personas, y estamos dispuestos a dejar que el Señor nos enseñe cómo ser buenas personas, terminaremos llenos de amor y sabiduría de Él. Y eso es en lo que tenemos que centrarnos: El deseo de ser bueno, y la apertura a las ideas del Señor. No se trata de "corrección" ritual e intelectual, sino de ideas que nos llevan a ser buenos.

Pero, ¿qué hay de ser insultado y perseguido? Esto representa la tentación, cuando los infiernos atacan nuestros buenos deseos recién nacidos y el verdadero entendimiento. Nos hacen dudar de nuestra capacidad de ser realmente buenos y cuestionar las ideas que nos guían. Y pueden hacerlo de muchas maneras, recordándonos la diversión que nos perderemos o recordándonos todas las cosas malas que hemos hecho para dejarnos sin esperanza. Incluso atacarán la Biblia y las ideas que nos llegan a través de ella del Señor; eso está representado por la idea de que la gente también atacó a los profetas.

Estos estados, sin embargo, son bendecidos a su manera; sólo combatiendo estos males, que están arraigados en nuestro interior, podemos finalmente abrazar plenamente la buena vida por la que hemos estado luchando. Por eso es la última imagen, y por eso lleva a la "gran recompensa" en el cielo.