La Biblia

 

Mateo 2:1-12 : La visita de los Reyes Magos

Estudio

           |

1 Y COMO fué nacido Jesús en Bethlehem de Judea en días del rey Herodes, he aquí unos magos vinieron del oriente á Jerusalem,

2 Diciendo: ¿Dónde está el Rey de los Judíos, que ha nacido? porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos á adorarle.

3 Y oyendo esto el rey Herodes, se turbó, y toda Jerusalem con él.

4 Y convocados todos los príncipes de los sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo.

5 Y ellos le dijeron: En Bethlehem de Judea; porque así está escrito por el profeta:

6 Y tú, Bethlehem, de tierra de Judá, No eres muy pequeña entre los príncipes de Judá; Porque de ti saldrá un guiador, Que apacentará á mi pueblo Israel.

7 Entonces Herodes, llamando en secreto á los magos, entendió de ellos diligentemente el tiempo del aparecimiento de la estrella;

8 Y enviándolos á Bethlehem, dijo: Andad allá, y preguntad con diligencia por el niño; y después que le hallareis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore.

9 Y ellos, habiendo oído al rey, se fueron: y he aquí la estrella que habían visto en el oriente, iba delante de ellos, hasta que llegando, se puso sobre donde estaba el niño.

10 Y vista la estrella, se regocijaron con muy grande gozo.

11 Y entrando en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron dones, oro, é incienso y mirra.

12 Y siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen á Herodes, se volvieron á su tierra por otro camino.

Comentario

 

Regalos navideños de oro, incienso y mirra

     

Por New Christian Bible Study Staff (Traducido por computadora al español Español)

The Adoration of the Magi, a Design for Bas Relief.

En la historia de Navidad, los reyes magos traen regalos al Señor: oro, incienso y mirra.

El oro figura en primer lugar, porque es lo más íntimo -significa el bien, por ejemplo, el bien que hacemos cuando amamos al Señor y al prójimo.

El incienso es el siguiente. Significa la verdad racional, que es el conjunto de ideas verdaderas que conocemos, no sobre cosas externas como los coches o la cocina, sino sobre lo que es realmente bueno, y lo que es realmente verdadero.

Estas verdades racionales se construyen a partir de conocimientos anteriores que aprendemos, antes de que los hagamos realmente nuestros. Esos primeros conocimientos sobre las cosas espirituales, a menudo aprendidos en la infancia, están representados por la mirra.

En cierto modo, estos regalos son realmente una reciprocidad. En realidad, no podemos dárselos al Señor hasta que el Señor nos los haya dado. Empezamos necesariamente por aprender y hacer la ley del Señor (la mirra). El Señor puede entonces llamar a esos recuerdos para que se conviertan en verdades racionales (incienso). Luego, con el tiempo y el esfuerzo, esas verdades pueden transformarse en bien (oro). Los sabios de Oriente habían pasado por este proceso de aprendizaje y se habían convertido en vasos que podían recibir verdades y bienes. Fueron capaces de percibir el nacimiento del Señor, de encontrarlo y de llevarle regalos.