De las Obras de Swedenborg

El Cielo y el Infierno #0

El Cielo y el Infierno (Andersen)

Ir a la sección / 603  

Próximo →

El Cielo y sus maravillas y el Infierno de cosas oídas y vistas

ÍNDICE GENERAL DEL CONTENIDO

Parte I — El Cielo

§1 [Prólogo del Autor]

Capítulo 1,(2-6), El Dios del Cielo es el Señor

Capítulo 2,(7-12), La Divinidad del Señor hace el Cielo

Capítulo 3,(13-19), En el Cielo la Divinidad del Señor es el amor a Él y la caridad hacia el prójimo

Capítulo 4,(20-28), El Cielo está dividido en dos reinos

Capítulo 5,(29-40), Hay tres cielos

Capítulo 6,(41-50), Los cielos se componen de innumerables sociedades

Capítulo 7,(51-58), Cada sociedad es un Cielo en la más pequeña forma, y cada ángel en la más pequeña forma, constituye un Cielo

Capítulo 8,(59-67), Todo Cielo en su conjunto, refleja a un sólo hombre

Capítulo 9,(68-72), Cada sociedad en el Cielo refleja a un sólo hombre

Capítulo 10,(73-77), Todo Ángel está en el Cielo en forma completamente humana

Capítulo 11,(78-86), De la Divina Humanidad del Señor es de donde el Cielo, como un todo y una parte, se refleja en el hombre

Capítulo 12,(87-102), Hay una correspondencia de todas las cosas del Cielo con todas las cosas del hombre

Capítulo 13,(103-115), Hay una correspondencia del Cielo con todas las cosas de la Tierra

Capítulo 14,(116-125), El sol en el Cielo

Capítulo 15,(126-140), La luz y el calor en el Cielo

Capítulo 16,(141-153), Las cuatro partes del Cielo o los cuatro puntos cardinales

Capítulo 17,(154-161), Cambios de estado de los ángeles en el Cielo

Capítulo 18,(162-169), El tiempo en el Cielo

Capítulo 19,(170-176), Las representaciones y las apariencias en el Cielo

Capítulo 20,(177-182), Los vestidos con que los ángeles aparecen ataviados

Capítulo 21,(183-190), Las moradas de los ángeles

Capítulo 22,(191-199), El espacio en el Cielo

Capítulo 23,(200-212), La Forma del Cielo y de cómo ésta determina las afiliaciones y las comunicaciones allá

Capítulo 24,(213-220), Los gobiernos en el Cielo

Capítulo 25,(221-227), El culto Divino en el Cielo

Capítulo 26,(228-233), El poder de los ángeles en el Cielo

Capítulo 27,(234-245), El habla de los ángeles

Capítulo 28,(246-257), El habla de los ángeles con el hombre

Capítulo 29,(258-264), La escritura en el Cielo

Capítulo 30,(265-275), La sabiduría de los ángeles del Cielo

Capítulo 31,(276-283), El estado de inocencia de los ángeles en el Cielo

Capítulo 32,(284-290), El estado de paz en el Cielo

Capítulo 33,(291-302), La unión del Cielo con la especie humana

Capítulo 34,(303-310), La unión del Cielo con el hombre a través de la palabra

Capítulo 35,(311-317), El Cielo y el Infierno son propios de la especie humana

Capítulo 36,(318-328), Situación de los no cristianos o de los que están fuera de la Iglesia, en el Cielo

Capítulo 37,(329-345), Los niños en el Cielo

Capítulo 38,(346-356), Los sabios y los sencillos en el Cielo

Capítulo 39,(357-365), Los ricos y los pobres en el Cielo

Capítulo 40,(366-386), Los matrimonios en el Cielo

Capítulo 41,(387-394), Los empleos de los ángeles en el Cielo

Capítulo 42,(395-414), La alegría y la felicidad en el Cielo

Capítulo 43,(415-420), La inmensidad del Cielo

Parte II - El mundo de los espíritus y el estado del hombre después de la muerte.

Capítulo 44,(421-431), De lo que es el mundo de los espíritus

Capítulo 45,(432-444), Con respecto a su interioridad, todo hombre es un espíritu

Capítulo 46,(445-452), La resurrección y la entrada a la vida eterna

Capítulo 47,(453-460), El hombre después de la muerte está en completa forma humana

Capítulo 48,(461-469), Después de la muerte el hombre posee todos los sentidos, toda la memoria, pensamiento y afección que tuvo en el mundo, no dejando nada tras de si, sino su cuerpo terrenal

Capítulo 49,(470-484), El hombre después de la muerte es tal como lo fue en su vida en el mundo

Capítulo 50,(485-490), Las delicias de la vida de cada cual, se transforman, después de la muerte, en las delicias correspondientes

Capítulo 51,(491-498), El primer estado del hombre después de la muerte

Capítulo 52,(499-511), El segundo estado del hombre después de la muerte

Capítulo 53,(512-520), El tercer estado del hombre después de la muerte: estado de instrucción para aquellos que entran al Cielo

Capítulo 54,(521-527), Nadie entra al Cielo por mera misericordia sin los medios necesarios para ello

Capítulo 55,(528-535), No es tan difícil vivir la vida que conduce al Cielo como muchos creen

Parte III - El Infierno

Capítulo 56,(536-544), El Señor gobierna los infiernos

Capítulo 57,(545-550), Ninguno es arrojado al Infierno por el Señor, esto lo hace el espíritu de cada cual

Capítulo 58,(551-565), Todos los que están en los infiernos están en los males y en los errores que hay en ellos, derivados del amor al yo (egoísmo) y al mundo

Capítulo 59,(566-575), Lo que es el fuego del Infierno y el crujir de dientes

Capítulo 60,(576-581), La malicia y los artificios de los espíritus infernales

Capítulo 61,(582-588), La aparente situación y número de los infiernos

Capítulo 62,(589-596), El equilibrio entre el Cielo y el Infierno

Capítulo 63,(597-603), Por medio del equilibrio entre el Cielo y el Infierno, el hombre tiene libertad

Ir a la sección / 603  

Próximo →

De las Obras de Swedenborg

El Cielo y el Infierno #582

El Cielo y el Infierno (Andersen)

Ir a la sección / 603  

← Anteriores    Próximo →

Capítulo 61 (EL INFIERNO): La aparente situación y número de los infiernos

582. En el mundo espiritual, o sea en el mundo donde están los espíritus y los ángeles, existen objetos iguales a los que hay en el mundo natural, donde están los hombres, y hasta tal punto iguales, que con respecto a la forma exterior no hay diferencia. Allí se ven llanuras y montes; collados y rocas, y entre ellos valles, además también agua y varias otras cosas como en la tierra; sin embargo, son todas de origen espiritual, por cuya razón son visibles a los ángeles y espíritus, y no a los ojos de los hombres; siendo así que los hombres están en el mundo natural; y seres espirituales ven las cosas que son de origen espiritual, pero seres naturales las que son de origen natural. Por lo tanto el hombre — a no ser que le es dado estar en el espíritu — no puede en manera alguna ver las cosas que existen en el mundo espiritual hasta después de la muerte, cuando es un espíritu. Por contra, los ángeles y espíritus tampoco pueden ver cosa alguna en el mundo natural, a menos de hallarse en un hombre, a quien es dado hablar con ellos, porque los ojos, del hombre son adaptados al recibimiento de la luz del mundo (natural), y los ojos de los ángeles y espíritus son adaptados al recibimiento de la luz del mundo espiritual; sin embargo, los dos tienen ojos al parecer exactamente iguales. Que el mundo espiritual es así no lo puede comprender un hombre natural, y aun menos un hombre sensual, el cual no cree más que lo que ve con los ojos de su cuerpo, y toca con sus manos, por consiguiente lo que ha aprendido mediante la vista y el sentido, a raíz de lo cual piensa. Este tiene por lo tanto un pensamiento material y no espiritual. Puesto que la similitud entre el mundo espiritual y el mundo natural es tal, el hombre después de la muerte apenas sabe que ya no se encuentra en el mundo donde ha nacido y del cual ha salido, por cuya razón también llaman la muerte un transito de un mundo a otro mundo igual. Que semejante igualdad existe entre ambos mundos puede verse más arriba, donde se trata de Representaciones y Apariencias en el Cielo (n.170-176).

(Referencias: Heaven and Hell 170-176)

Ir a la sección / 603  

← Anteriores    Próximo →


Traducir:
Compartir: